+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cielo abierto

Los Magos

 

Los Magos -

La carta silenciosa que todos escribimos es un tatuaje invisible en la piel. Todos deseamos, todos anhelamos. Todos redactamos una frustración propia, su caricia silente en los muslos de un tiempo que nos va rechazando con su marcha melosa. Hasta el hecho de no escribir, de no desear, de no anhelar, como diría Luis Cernuda, que también buscó lo suyo esa felicidad sobre la arena, es también un rasgo del deseo desde su negación. Por eso estaría bien escribir, de verdad, lo que elegiríamos si pudiéramos. Qué tipo de vida, qué tensión. No lo que esperamos, que es algo muy distinto: sino lo que querríamos. Esto puede levantar toda una existencia por los aires, romper su pavimento y volarlo en pedazos. Por eso no lo hacemos. Carbón, carbón: porque hemos sido malos, porque lo estamos siendo cuando nos alejamos de nosotros, de nuestro ser más íntimo, que nos configura y nos define en una singularidad de ínsula extraña. Todos lo somos, lo deseemos o no. Aunque nos asimilemos a los usos tribales del cariño, con su carga suave de gamuza sobre los sentimientos, algo late en nosotros, algo mucho más íntimo y salvaje, limpio y duro, que nos nace del mismo corazón que nos hizo vibrar cuando apenas levantábamos dos palmos del suelo y ya sabíamos qué era aquello que amábamos para reclamarlo como propio. Vivir, en cierto sentido, es incorporar un descarte continuo del deseo. Como una carta escrita a los Magos de Oriente: siempre existen los límites, y crecer es distinguirlos y aceptarlos. También saltarlos a veces, también quemarlos vivos y recuperar el gesto de los brillos salvajes. En fin, Junqueras sigue en prisión después de que el Supremo razone que ser un hombre de paz no consiste en sentarse en su sillón crepuscular, porque la violencia puede ejercerse con un gesto pacífico, y hasta sin un gesto. La bobería no es hermana de la bondad y jamás ha sido su deseo. Que sus majestades de Oriente lean despacio, por una vez, la carta de nuestras emociones.

* Escritor

Opinión

Sin permiso

Ana Pastor

¿Ortografía...; qué es eso?

Desiderio Vaquerizo

Pecado original

David Márquez

La Gran Guerra

Ricardo Rivera Pereira

Constitución cuarentona

Juan Andrés Molinero Merchán

La carcajada del proxeneta

Najat El Hachmi

‘Tiempo después’

Desirée de Fez

Miguel Falomir

Diario Córdoba

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / SALVADOR DE PRADO

Premios en Baena

El pasado día 9, con la presencia del presidente del Parlamento de Andalucía, los alcaldes de ...

CARTAS AL DIRECTOR / FUERZAS ARMADAS

Al Gobierno de España

Ha sido este Gobierno del PSOE el que por fin ha acabado con la injusta discriminación que ...

CARTAS AL DIRECTOR / SOCIEDAD

La soledad del mayor

En España hay un 41,8% de personas con más de 65 años que viven solas, y de ellas el 71,9% son ...

CARTA ILUSTRADA

Tibieza y temor

Demasiada tibieza se percibe en la renovación del nomenclátor del callejero, optando en ocasiones ...