+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Huelga feminista: hay motivos

 

Alba Doblas Alba Doblas
08/03/2018

Este 8 de marzo, la mitad de la población estamos llamadas a la huelga. No se trata de una huelga laboral al uso, sino una huelga de mujeres que claman por sus derechos, por una igualdad real, por una vida para todos y todas digna de ser vivida. Por eso la convocatoria alcanza más espacios que el meramente laboral, que también; sino que se traslada al ámbito doméstico, al de los cuidados, al del consumo, al estudiantil o al asociativo.

Es una huelga en contra de un sistema capitalista y heteropatriarcal que ha invisibilizado y silenciado el trabajo de las mujeres, que nos asesina, explota y precariza.

Baste hablar de la dificultad que siempre hemos tenido las mujeres, por nuestra capacidad reproductiva, para acceder a un trabajo remunerado y justificar así que el sistema nos relegue al ámbito de lo privado y a las responsabilidades del cuidado. Baste ya de la división sexual del trabajo productivo y reproductivo. Baste hablar de la evidente existencia de brecha salarial y un techo de cristal que nos afecta a todas y en todos los ámbitos.

Baste hablar de la inexistencia de derechos laborales para las empleadas del cuidado, del hogar o de las mujeres inmigrantes. O de la explotación de las camareras de piso o de la ausencia de planes de igualdad en las empresas.

Por no hablar de las espeluznantes cifras de casos de violencia de género que van mucho más allá de una crónica de sucesos: son una realidad estructural del sistema que atraviesa la educación, el mundo laboral, la imagen, la publicidad y los roles adquiridos que podemos observar en nuestras calles y barrios.

Claro que hay motivos para una huelga feminista, porque si las mujeres paramos, ni producimos y ni reproducimos, el mundo se detiene, el sistema se desploma.

Y que no nos engañen: no es una huelga clasista, es una huelga de clase y de género, que es justamente todo lo contrario. Y no es una huelga contra los hombres, sino con los hombres porque, como decía Silvia Federici: «No queremos que nos exploten igual que a ellos».

* Viceportavoz del Grupo Municipal de IULV-CA en el Ayuntamiento de Córdoba

Temas relacionados
 
Opinión

El bucle infinito

CARMEN Lumbierres

Más que una película

Desirée de Fez

¿Quiénes son violentos?

Miguel Santiago Losada

Deuda pública

Ricardo Rivera Pereira

Profeta en su tierra

Ricardo Crespo

‘Campeones’, camino de Hollywood

José Antonio López García

No, pero quizá

Diario Córdoba

Cambio de cromos

Cristina Pardo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / RECUERDO DE LOS 90

El acoso suena menos que el parapente

El pasado 28/8 aparece una carta al director con foto de un parapente, en el Diario CÓRDOBA. El ...

CARTA ILUSTRADA

Sobre la Mezquita-Catedral

Voy a opinar en nombre de muchos cordobeses que estamos viendo, alarmados y hartos, el uso y abuso ...

CARTAS AL DIRECTOR / COMPARECENCIA

Un embustero altivo en el Congreso

La soberbia disfrazada de Aznar, jaleada por Casado y los suyos, visitó la comisión de ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

A Serunión

Apreciada Itziar Íñigo Sobejano, representante de la empresa Serunión en Córdoba. A iniciativa de ...