+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Los hombres de rajoy

 

Los hombres de rajoy -

Si dentro de un tiempo se descubre que Mariano Rajoy es un agente doble al servicio de la izquierda radical, quizá se comprendan ciertas cosas. El presidente del Gobierno ha perfeccionado tanto su papel gallego de Clark Kent, entre la aparatosidad ortopédica del paso y esa conversación de atrofia lírica, con ese balbuceo del circunloquio huero, aunque esté hablando de nuestra mayor crisis, que cuando se conozca su verdadero discurso y toda esta labor encubierta para el desmantelamiento del PP, Pablo Iglesias, Alberto Garzón y lo que quede de Pedro Sánchez tendrían que levantarle un monumento, porque nadie ha trabajado más contra el PP que el presidente.

Rajoy es un pirómano en su bosque animado. Rajoy es dinamitero, Rajoy está dispuesto a reventar sus últimos días dorados. Porque en caso contrario resulta incomprensible esta inmolación de sus horas futuras, de las de España y las de Cataluña, las de la OCDE y nuestro espejo líquido en París. Ante el mayor desafío territorial de la historia reciente, con media Cataluña unida contra la otra media, el resto de España y la comunidad hispanohablante, Mariano Rajoy ofrece su medida de oro y nombra candidato a la Generalitat al racista Xavier García Albiol. Si alguien se propusiera destruir el PP de Cataluña y acabar con la última oportunidad de reconducir el desvarío independentista, no habría candidato mejor que García Albiol. "Limpiando Badalona" --de inmigrantes, se entiende--, fue el lema de su campaña en 2011. Un año antes, en sus panfletos electorales aparecía una fotografía de gitanos rumanos y la pregunta: "¿Tu barrio es seguro?". Llevado a juicio por SOS racismo, para él los rumanos son "una plaga" y "O aceptan nuestros valores o que se vuelvan por donde han venido".

Pero nada de esto es nuevo. Que se vaya, sí, que se vaya de aquí, toda esa pandilla de charnegos. De inmigrantes andaluces, extremeños, murcianos. Que se vayan el Pijo aparte y El amante bilingüe, en la iconografía de Juan Marsé, y que solo se queden en tierras catalanas sus hijos de raza pura. Xavier García Albiol, en realidad, aunque trate de defender el discurso de la unidad de España, lleva toda su vida política refrendando la apología de la segregación que también ha sugerido, de forma sinuosa, la parte más extremista del independentismo catalán. Esto es otro país, parecen decirnos, de fronteras cerradas. Pero lo curioso es que Rajoy, para combatir el secesionismo de Mas, su megalomanía provincial, haya designado a un político que piensa igual que él.

Para la masa latente de los indecisos, que no son partidarios del Sí, aunque desconfían de la España corrupta, agonizante y ceniza que representa el PP de Mariano Rajoy, Cospedal, Luis, sé fuerte, Bárcenas, Esperanza Aguirre y Francisco Granados, un candidato como García Albiol inclina la balanza a favor de la independencia. En bandeja, vamos, parece haber querido servírsela Rajoy a los secesionistas, como la embajada de España en la OCDE a José Ignacio Wert, por el único mérito de haber unido a la comunidad educativa y cultural contra él, mientras resistía y terminaba de ejecutar la sentencia de muerte cultural del 21% del IVA por aquel "No a la guerra".

El nuevo embajador de España ante la OCDE, en París, el ministro peor valorado, el más silbado, el más detestado, con una ley educativa nefasta y una gestión cultural estrictamente vengativa, podrá reunirse con su esposa, Montserrat Gormendio, que también trabaja en la OCDE. A París por amor, sí, con un sueldo mensual de 10.000 euros pagado por todos los españoles y un pisazo de 500 metros en la Avenida Foch.

"El nombramiento para puestos de representación exterior de personas de confianza o incluso la asunción por éstas de funciones de política exterior puede perjudicar, y ha perjudicado, los intereses de España, en tanto en cuanto no cuentan con la preparación y experiencias necesarias para moverse por la escena internacional", denuncia JADE, que representa al 65% de los diplomáticos. O sea, Wert, el peor ministro de cultura de la democracia. Al parecer Rajoy estaba advertido: no nombres a Wert, no premies su cerril fidelidad con el dinero público, que la gente no está para estas cosas. Pero Rajoy no siempre va donde le dicen: para estas gentes oscuras, la Administración es otro sistema de puertas giratorias. De Cataluña a Europa, Mariano Rajoy parece dispuesto a morir matando a su partido, entre el suicidio catalanista y sus corrupciones ilegales o no, pero indecentes, mientras entierra la credibilidad de un país.

* Escritor

Opinión

Las pirámides de Beirut

Miguel Ranchal

Elecciones en EEUU

Francisco Pineda Zamorano

Somos de tocarnos

Francisco García-Calabrés Cobo

Los nuevos delincuentes

Antonio J. Mialdea

Populismo

Ricardo Rivera Pereira

De Troya a Buridán

Francisco García-Calabrés Cobo

Coacción a la libertad

Abogado MARCOS Santiago Cortés

Lectores
MEDIO AMBIENTE

Jesucristo iría en bicicleta

Predicaría con el ejemplo, se desplazaría a pie, en transporte público o en bicicleta. Si Jesús ...

CORONAVIRUS

Reflexión sobre la muerte de Nanda Casado Salinas, enfermera

Compartíamos el mismo nombre, apellido y vocación. Coincidimos en el inicio de nuestra andadura ...

LA SITUACIÓN SOCIAL

45 años de pandemia

Los que rondamos los 55 tenemos vagos recuerdos de la época de la dictadura. Sin embargo ...

LA despedida a ANGUITA

Agradecimiento al pueblo de Córdoba

Quisiera expresar al pueblo de Córdoba mi más profundo agradecimiento por el cariño y respeto que ...