+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Colaboración

Delinquir sale muy barato

 

Clara Gregorio Rey Clara Gregorio Rey
16/09/2019

Vemos los informativos y nos cuentan que hay un aumento de la delincuencia en nuestro país, sobre todo en las ciudades más grandes. Peleas callejeras, homicidios, hurtos a turistas, carteristas en el metro, robos a ancianos, trileros, estafadores, violaciones grupales, ataques machistas, violencia doméstica, ocupaciones ilegales de viviendas, están a la orden del día y abren los telediarios.

Para hacer bien su trabajo, los periodistas entrevistan a los expertos en el tema para que expliquen el por qué de este aumento de la delincuencia, así como las medidas que serían efectivas para frenarlo.

Pues bien, cuál sería mi sorpresa cuando entrevistan a un abogado y expone lo siguiente: «No hay que endurecer las penas, están bien como están, porque eso haría aumentar la población carcelaria, lo que resultaría muy costoso».

Y es que delinquir en este país sale muy barato. Puedes hurtarle la cartera o el móvil a un turista y si te pillan, lo más seguro es que no pises ni la comisaría. Si le robas la paga a un jubilado en un cajero automático y te cogen, seguramente no pases más de uno dos días en la cárcel o en un calabozo. Si cometes un homicidio, pueden caerte de diez a quince años, pero con los permisos no estarás más de ocho.

Por otro lado, existen centros penitenciarios que da gusto estar en ellos, en los que puedes disfrutar de instalaciones deportivas, recreativas, talleres, peluquería, cocina, comedor e incluso piscina a coste cero y cuando salgas, lo harás con una paguita. Si al coste diario de cada preso, le sumamos los sueldos de los trabajadores de la prisión, es normal que el Estado prefiera tenerlos sueltos que en el lugar donde deberían estar.

En este país está muy instaurado el concepto de reinserción social, pero ¿realmente alguien se lo cree? La gran mayoría de los delincuentes son reincidentes e incluso sus delitos van en escalada y con mayor virulencia. Es lógico que sea así ya que si un delincuente no recibe ningún castigo por ello, sino todo lo contrario, ¿por qué iba a abandonar su conducta delictiva?

Al mismo tiempo, la población se siente cada vez más insegura y desprotegida de los delincuentes y violentos. Se nos responsabiliza de tener que protegernos de cualquier robo o agresión e incluso ni eso, ya que si nos defendemos, es muy posible que pasemos a ser los malos de la película.

No queda ahí la cosa, sino que estamos dando una imagen penosa y ridícula de nuestro país, espantando al turismo que realmente merece la pena y que prácticamente es la base o sustento principal de nuestra economía, y estamos atrayendo otro turismo, el chungo, el maleducado, el que viene a emborracharse y a saltarse todas las normas morales que ni por asomo tendrían valor de hacerlo en su país de origen, el que viene a violentar a las mujeres y a faltarle el respeto, el del puterío y la desinhibición sexual, el que viene exigiendo derechos sin aportar nada, el que te tacha de racista o islamófobo por exigirle que cumpla las normas y leyes de nuestro país.

La administración de Justicia y el Estado ya ha comenzado su marketing, ellos sabrán cuales son los motivos para permitir y fomentar esta delincuencia gratuita, o mejor dicho, que favores son los que están pagando, a qué países, qué lobbies, o a qué mafias de guante blanco. El eslogan ya lo tenemos: «Delinquir en España nunca fue tan barato».

* Escritora y consultora de inteligencia emocional. Autora de ‘Jodidas, pero contentas’

Opinión

Auschwitz, 75 años de memoria

Antonio Barragán Moriana

Dignificados por la abuela de Barbate

Miguel Santiago Losada

Al diablo con todo

Lola Alonso del Pozo

Manual del buen negro

Antonio Pineda

Perder los trenes

José Nevado

Mártires de la democracia

Joaquín Pérez Azaústre

Salteadores de internet

Jesús Vigorra

El papel seduce

María Olmo

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / PREMIOS GOYA

Pepa Flores

Creo que somos muchos los españoles, y especialmente los andaluces, que sentimos admiración y ...

CARTAS AL DIRECTOR / EDUCACIÓN

Pin parental

A propósito del «Pin parental» que está suscitando tanta polémica, desde la Asociación Presencia ...

CARTAS AL DIRECTOR / tecnologías

Sin recuerdos

Hoy en día no les damos importancia a las personas que pierden sus recuerdos, ya que estamos en ...

CARTAS AL DIRECTOR / LEGISLACIÓN Y POLÍTICA

Reforma de la ley electoral

Hay dos aspectos a modificar de la actual ley electoral que de manera recurrente se vienen ...

   
2 Comentarios
02

Por Otro cordobés 14:00 - 16.09.2019

Si le tachan de racista e islamófoba seguramente es por que lo eres, ya que al menos a mi me parecía que te referías a otro tipo de turistas (como los jóvenes ingleses y alemanes) que son los que todos tenemos en mente que vienen a emborracharse y hacer cosas que no se atreven (según usted) en su pais de origen.

01

Por gañán de Fernán Núñez 10:51 - 16.09.2019

Totalmente de acuerdo con la Srª. Clara Gregorio. Agregaría que somos unos acomplejados crónicos. Solo hay una forma de curarse de esa enfermedad. Con las personas educadas.Trato educado y correcto y con los bordes,delincuentes,matones de taberna y resto de basura que genera la sociedad permisiva especialmente. Mano dura hasta que cedan en su actitud o se rompa la cuerda. Violar.Robar y especialmente causarle la muerte a una persona,tiene que recibir un castigo ejemplar aquí y en la luna.