+
Accede a tu cuenta

no

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tribuna abierta

El cronista Maraver y Alfaro

 

El cronista Maraver y Alfaro -

Vate de primera fuerza», llamó Antonio Alcalde Valladares a don Luis Maraver y Alfaro al prologar su rarísimo libro póstumo

Almacén de Quita Penas, destacando la valía literaria y otros muchos méritos del cronista cordobés.

La Real Academia de Córdoba, en la recién estrenada etapa que lidera José Cosano Moyano, ha abierto una línea editorial con el título Cordobeses de ayer y de hoy, de la que ha aparecido ya un primer volumen, al que seguirán otros para dar a conocer antiguos personajes históricos locales con nuevas perspectivas y otros menos estudiados, por no decir ignorados totalmente.

Con este sano propósito hemos vuelto la vista atrás para perfilar y completar la biografía de una histórica figura cordobesa, la de Maraver, cronista de la capital y de la provincia, escasamente divulgada, tanto en su pueblo natal, Fuente Obejuna, como en la ciudad en la que transcurrió una buena parte de su vida.

En anterior ocasión publicamos un artículo que titulamos Notas sobre el primer cronista oficial de Córdoba y su polémico nombramiento. Ahora rematamos este aspecto del polifacético personaje, que fue a la postre convicto republicano y federalista, además de académico, poeta, profesor, inspector de antigüedades, coleccionista numismático, historiador, dibujante, editor y periodista, abundando en su también ganada a pulso distinción honorífica de cronista provincial.

Transcurría el año 1862. Estaba reciente aún el viaje de la reina Isabel II a la capital. En la sesión de la Diputación provincial de 17 de octubre «se dio lectura de una exposición del cronista municipal D. Luis Maraver con que acompaña un libro en folio manuscrito ilustrado con láminas y buena encuadernación sobre los acontecimientos del viaje de SS.MM. y AA.RR. por esta provincia dedicado a la Corporación... La Diputación --añadía el acta-- solo pudo examinarlo ligeramente y agradecida a la atención del Señor Maraver determinó nombrarle Cronista provincial honorario».

La figura del cronista municipal y provincial don Luis Maraver y Alfaro, «individuo intuitivo y eficaz», ha sido examinada con relativa profundidad por los arqueólogos abundando en esta faceta que aún siendo importante no es ciertamente ni la única ni la más significativa. Lamentablemente se han reproducido reiterados errores en cuanto a la fecha y lugar de nacimiento que ocurrió el 17 de octubre de 1815 en Fuente Obejuna (no en 1812, ni en 1814). Se lamentan asimismo sus biógrafos de no saber cuáles fueron los primeros pasos de su niñez y juventud, siendo así que aprendió las primeras letras en su villa natal («...por quitarme de la casa/ en la escuela me pusieron: ¡y qué poco aproveché!/ en cambio salí maestro/ en jugar a la pelota/ y en apedrear los perros/»). Eso sí, destacan sus famosas expediciones y excavaciones realizadas en Fuente Tójar y Almedinilla (1867), y a las discrepancias para hacer lo propio en Munda (1868), lo que le valdría ser nombrado Académico Correspondiente de la Real Academia de la Historia.

En este mismo sentido apenas sí se ha reparado en su profesión principal, que fue la de médico de homeopatía y afirman que es poco lo que sabemos sobre su formación sin entrar en más detalles. El propio Maraver dirá que tras su retorno a casa después de haber permanecido varios años en la ciudad de Córdoba y cansado de «estudios sacristanescos» cursó la carrera de Medicina en la Universidad de Sevilla (no en Madrid), profesión que ejercería durante más de 20 años hasta su marcha a la capital del Reino a finales de la década de los sesenta del siglo XIX.

Hay otros testimonios más que se suman a lo anteriormente expuesto y que complementan su especialización. En la escritura otorgada el año 1865 ante el escribano cordobés López de Ilarduy respecto a su profesión declara ser médico y «cirujano». Existen datos de 1854 y 1860 según los cuales consta su participación en las epidemias de cólera morbo que azotaron en aquellas calendas la capital.

Desde 1870 hasta 1886, en que falleció, Maraver se dedicó en cuerpo y alma, encubierto en el seudónimo de Fray Liberto, a la edición de un periódico satírico, titulado El Cencerro, con el que alcanzó la celebridad.

Los restos de don Luis Maraver descansan en el cementerio civil de Madrid. Un sobrio obelisco deja aún ver su nombre por cima de una corona de laurel y una pluma, como únicos emblemas que dieron sentido a su vida y a su obra.

* Real Academia de Córdoba

Opinión

Seres humanos

María Jesús Monedero

El arca de Noé

Milena Busquets

El vecino

Raúl Ávila

La jauría ¿humana?

Federico Medina Ramírez

Volver a la normalidad

Clara Gregorio Rey

Sobrevivir

Emma Riverola

La pregunta

José Manuel Ballesteros Pastor

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

Residencia de mayores

Desde la Residencia de Mayores Séneca, le escribo para enviar un agradecimiento a los cuerpos de ...

CARTAS AL DIRECTOR / AL AYUNTAMIENTO

Tomen medidas urgentes por el confinamiento

Por favor, hagan llegar a los responsables del Ayuntamiento que tienen que limitar el sacar ...

CARTAS AL DIRECTOR / CORONAVIRUS

La incompetencia

Dice un refrán «cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar». Desde que al ...

CARTA ILUSTRADA

El aislamiento de los mayores

La sociedad vive ahora en su conjunto la reclusión obligada que han vivido muchas personas de edad ...