+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Posible SPAM

La ciudad que brilla

 

Manuel Fernández Manuel Fernández
03/02/2018

Otra vez vuelve Córdoba a aquella ilusión que sostuvo sus sueños años antes de que San Sebastián nos convirtiera en pesadilla el 2016. En la Sala Orive, ese descubrimiento arquitectónico de la belleza resquebrajada, Córdoba ha firmado el manifiesto «Enamórate de la ciudad que brilla», el apoyo a la candidatura de Medina Azahara 2017 a patrimonio mundial de la Unesco, que se decidirá en julio de 2018. La que en su día se conoció como Córdoba la Vieja y era una cantera-yacimiento de ruinas de valor saqueada para edificios de lujo en toda Andalucía, es una de las mejores herencias que nos ha dejado la historia, sobre todo para construir sueños y fantasías sobre realidades destruidas antes de los cien años. Cuando nada sabíamos de patrimonios de la humanidad --tanto que desde la Alcaldía se pretendía una gran avenida desde la actual Glorieta de Ibn Zaydun hasta la Facultad de Derecho pasando por Concepción, Gondomar, Tendillas y San Pedro para que los coches corrieran como es debido--, subíamos por esa carretera por donde se llegaba a la «nieve» de los almendros en flor de Azahara, la preferida del califa Abderramán III, y nos sentábamos a la sombra de los árboles para vivir un día de campo frente a la muralla de la ciudad árabe, un poco más abajo del monasterio de San Jerónimo, que también se nutrió de materiales de Córdoba la Vieja. Aquellos tiempos en que Castilla del Pino lloró en Triunfo la desaparición de la belleza arquitectónica de Córdoba, la que no pudo alcanzar el título de patrimonio de la humanidad. El jueves en Orive, en ese Palacio de los Villalones en el que se sitúa la leyenda de los llantos nocturnos de la hija del corregidor y ha resucitado la sala capitular del convento de San Pablo, que luce la grieta del terremoto de Lisboa, Córdoba se congregó e invitó a sus ciudadanos a enamorarse de la ciudad que brilla, Medina Azahara. Afortunadamente el concepto y el comportamiento con la belleza va calando en una ciudad a la que la Unesco le ha concedido tres títulos: uno para la Mezquita, otro para su casco histórico y un tercero para los patios. Nos falta el de ese espacio de sueños en la ladera de Yabal al-Arus (el Monte de la Novia, nombre árabe de Sierra Morena), frente al valle del Guadalquivir, al lado de San Jerónimo.

Opinión

Callejas, flores y patios

Manuel Fernández

Todo por decidir en Brasil

ANTONIO CÉSAR Ortega

Sororidad y cáncer

Magdalena Entrenas

Tuve cáncer

Isabel Albás Vives

Pobrezas

Francisco García-Calabrés Cobo

José A. Oteros

Diario Córdoba

Isabel Gª Tejerina

Diario Córdoba

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Orive tiene miedo al disenso

Ecologistas en Acción, contra las jornadas taurinas y exposición organizada por el Ayuntamiento

CARTAS AL DIRECTOR / PRECAMPAÑA

Ansiolíticos

Me imagino a los políticos tomando estimulantes por las mañanas para salir al mundo a decir ...

CARTAS AL DIRECTOR / INFORME OXFAM

Desigualdad creciente

El informe sobre desigualdad de Intermón Oxfam, oenegé nada sospechosa de izquierdismo, desvela ...

CARTAS AL DIRECTOR / SOBRE VOX

¡Qué aburrimiento!

Estoy cansado y aburrido de que su periódico publique artículos de opinión que siempre contengan ...