+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

crisis en el país sudamericano

Venezuela perdió el 99% de sus ingresos petroleros en seis años

Nicolás Maduro reconoce que esta situación ha provocado un "terremoto" en la economía venezolana y culpa a EEUU por las sanciones impuestas en su contra

 

Nicolás Maduro. - REUTERS

ABEL GILBERT
30/09/2020

Quince estados de Venezuela fueron escenario de protestas por la deficiencia en los servicios públicos y la escasez de gasolina. No faltaron los enfrentamientos entre manifestantes y las fuerzas de seguridad. Las nuebes de gases lacrimógeno flotaron en el aire como el telón de fondo de una crisis mayor. A la par de los incidentes, el presidente Nicolás Maduro, reconocía ante la sociedad la dimensión histórica del colapso: el país ha perdido el 99 % del volumen de ingresos en dólares en los últimos seis años debido a las sanciones estadounidenses que calificó de "guerra total".

Para Maduro, el derrumbe de la economía venezolana, que desde 2013, el año que comenzó la era Maduro, cayó un 65%, lleva la marca del enfrentamiento con Washington. "De cada 100 dólares o euros que el país obtenía por venta de petróleo en 2014, hoy obtiene menos de uno", dijo al presentar una "ley antibloqueo" ante la Asamblea Constituyente, el organismo compuesto solo por simpatizantes del Gobierno y que ha asumido las funciones del Parlamento, que hegemoniza la oposición. El Gobierno venezolano no suele difundir datos oficiales acerca de la economía. Por eso, la admisión de que el Estado pasó de recibir 56.000 millones de dólares a menos de 400 millones de dólares el año pasado, provocó un fuerte impacto en Caracas. Las pérdidas desde 2015 son de 30.000 millones de dólares anuales. Se trata, según palabras del propio mandatario, de un desplome sin precedentes que ignora la derecha y que ignora cierta izquierda exquisita".

Maduro no ahorró metáforas en su discurso. "Sin duda, es un terremoto a los cimientos mismos de toda la economía", dijo. Y aseguró que cuando los precios internacionales del crudo habían empezado a recuperarse, después de haber estado cerca de los 20 dólares, Estados Unidos "pasó entonces a la fase 2, el colapso, el bloqueo total y la persecución total a la economía y las finanzas del país".

Situación insostenible

Al referirse a la producción petrolera, el gran producto exportador de ese país, Maduro calculó una caída del 66,5% entre 2014 y 2019,. "Para 2019, solo generamos un tercio del petróleo que en 2014". Venezuela producía en 1998 unos 3,3 millones de barriles de petróleo diarios y, según distintas fuentes. En la actualidad se estima que la producción no supera los 400.000 barriles diarios.

Los problemas de financiamiento son tan graves que este mismo martes la Organización Panamericana de la Salud (OPS) suspendió el derecho a voto de Venezuela por deudas acumuladas de sus contribuciones al organismo. El Palacio de Miraflores debe 7.851.219 dólares.

La llamada "ley antibloqueo para el desarrollo nacional y la garantía de los derechos del pueblo venezolano" busca, según Maduro, dar respuesta a una situación con la pandemia y el confinamiento. La iniciativa establece que "los nuevos ingresos que se obtengan en el país se dirijan a fortalecer el ingreso real de los trabajadores y a las políticas de compensación para la mejora progresiva del salario". Seis millones de venezolanos perciben 0,96 dólares por mes como consecuencia de la constante devaluación del bolívar soberano. Se necesitan 414.379,05 bolívares para adquirir un dólar. El ingreso mínimo, sin las bonificaciones alimentarias, es de 400.000 bolívares.

Pero a la vez, la ley, insistió Maduro, busca blindar "el nuevo modelo productivo del país, basado en el trabajo, innovación, conocimiento científico, producción agrícola nacional y desafío de potencialidades económicas, el plan de la patria 2025".

La posición opositora

La oposición, en sus dos vertientes, ignoró los anuncios de Maduro y puso su acento en el conflicto social. El diputado Juan Guaidó, reconocido por Estados Unidos como "presidente encargado" de Venezuela, llamó a profundizar la protesta. "Están solos en su farsa. La clave para lograr la libertad es estar movilizados y unidos. Ahora debemos impulsar los mecanismos de lucha que tenemos. El mundo nos acompaña", dijo en su cuenta de twitter.

Henrique Capriles hizo un llamamiento parecido. "Las razones para protestar sobran en Venezuela y el régimen en lugar de soluciones, solo da excusas y represión. Las calles siguen gritando la verdad!". Guaidó y Capriles coinciden en la emergencia pero han profundizado sus diferencias respecto del modo de dejar atrás el madurismo. El primero rechaza la posibilidad de participar de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, si es que no se postergan por la crisis sanitaria. Capriles, en cambio, cree que no se debe desaprovechar el camino electoral para provocar cambios.