+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DEBATE DE TOTALIDAD EN EL CONGRESO

El debate de Presupuestos se convierte en el primer mitin de las generales

La ministra de Hacienda acusa a los independentistas y las derechas de alimentar la crispación en Cataluña. El Gobierno en pleno asiste al debate con la mirada puesta ya en la fecha de las elecciones

 

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, pasa ante la bancada del Gobierno en el debate de Presupuestos. - JOSÉ LUIS ROCA

No hay halo de esperanza para salvar la legislatura. Ni lanza el Gobierno un SOS desesperado a los independentistas para buscar un apoyo en el último momento. Ni tampoco hay una oferta mágica de última hora. Pedro Sánchez da por muertos los Presupuestos y está a punto de poner en marcha la maquinaria electoral. La Moncloa ha puesto rumbo a elecciones en primavera y, por si alguien albergaba dudas, esa idea de fin de ciclo se ha explicitado en el debate de totalidad de las Cuentas públicas, este martes en el Congreso. 

El Ejecutivo en pleno ha asistido a una sesión que va camino de convertirse en el primer acto de la campaña de las generales que Sánchez tiene previsto convocar en breve para que se celebren en abril o mayo. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha subido a la tribuna de oradores a defender la ley estrella consciente de que su proyecto caerá este miércoles en la primera votación del trámite parlamentario porque sus exsocios de la moción de censura, ERC y PDECat, votarán a favor de sus respectivas enmiendas a la totalidad, como también harán PP y Ciudadanos con las suyas. 

Montero ha reconocido que la coincidencia del debate con el juicio a los líderes independentistas ha dificultado un acuerdo que durante un tiempo pareció posible. "Me hubiera gustado que este debate no se hubiera producido en esta semana", ha admitido. La titular de Hacienda ha señalado a los soberanistas de no atender las necesidades reales de los catalanes y a los partidos de la derecha de alimentar la crispación sobre el conflicto en Cataluña de forma interesada y arrastrados por Vox. Ha defendido que la construcción del país "no depende de quien tiene la bandera más larga, sino de la capacidad de llegar a acuerdos".

Con la mirada puesta ya en las elecciones, el Gobierno se ha desmarcado con claridad de los soberanistas, a quienes considera corresponsables del final de la legislatura, y critica a PP y Cs. "No hay ninguna letra pequeña en estos Presupuestos que pretenda contentar al independentismo", ha señalado, y ha reprochado a los partidos de Pablo Casado y Albert Rivera de haber "traspasado todas las líneas rojas" y de haberse convertido en una oposición "destructiva, retrógrada y oportunista".  "Ambos [independentistas y derechas] quieren sacar votos de la confrontación sin importarles los destrozos. Les pido que aparquen la calculadora electoral", ha reclamado.

EL BOLSILLO DE LOS CIUDADANOS

La ministra de Hacienda ha presentado este proyecto de ley como "una enmienda a la totalidad de las políticas erróneas llevadas a cabo por el PP" y como "un punto de inflexión y un cambio de rumbo para que los ciudadanos recuperen confianza en la política".

En este sentido, ha cifrado en 4.174 euros al año la renta indirecta que aporta este proyecto de Presupuestos a cada ciudadano por la mejora de los servicios públicos. Esta cifra, según Montero, se eleva a 5.148 euros por ciudadano si se tienen en cuenta las mayores transferencias del Estado a las autonomías para la prestación de servicios esenciales. "La no aprobación de estos Presupuestos -ha añadido- le toca el bolsillo a los ciudadanos".

La ministra, además, ha cifrado en 13.000 millones la "renta indirecta" que este proyecto de Presupuestos representa para empresas, pymes y autónomos.

Este martes por la tarde los grupos que han presentado enmiendas a la totalidad a las Cuentas públicas defenderán sus posiciones. 

Temas relacionados