+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LOS CONSERVADORES

Casado fía su remontada a una legislatura corta y caótica

El líder del PP espera que Sánchez sea investido presidente el jueves y gobierne con Podemos. Prefiere pasar por las urnas dentro de dos años y que Cs se desinfle en las autonómicas previstas

 

Pablo Casado, este martes en el Congreso, durante el debate de investidura. - DAVID CASTRO

PILAR SANTOS
23/07/2019

El presidente del PP, Pablo Casado, quiere que Pedro Sánchez siga como jefe del Ejecutivo y logre un acuerdo con Unidas Podemos el jueves mejor que en septiembre. El líder de los conservadores no desea elecciones generales el 10 de noviembre, jornada en la que los españoles volverán a votar si Sánchez no cierra un pacto con los morados. El secretario general del PSOE dispone de tiempo hasta el jueves al mediodía o, probablemente, tendrá una segunda opción en septiembre, cuando Felipe VI podría convocar otra ronda de contactos y volver a pedirle que lo intentara.

Según fuentes consultadas por este diario, Casado considera que esos comicios en otoño no favorecerían sus intereses políticos. Sería como jugar a la ruleta rusa, subraya un miembro de su gabinete. Pese a que el dirigente de los populares cree que tendría alguna posibilidad de que la derecha (PP, Ciudadanos y Vox) sumara "si los españoles pierden el miedo a la fuerza radical y si finalmente Íñigo Errejón se decide a lanzar su nueva formación (Más Madrid) a nivel español, el líder popular aspira a poder contar con más tiempo para asentarse en su partido antes de volver a enfrentarse a las urnas.

"Precariedad parlamentaria"

Los cálculos que han hecho en la planta séptima de Génova para poder reconquistar la Moncloa incluyen la formación de un Gobierno de coalición de Sánchez con dirigentes de Unidas Podemos y una legislatura en la que la precariedad parlamentaria (ambos partidos no suman mayoría absoluta) se vea reflejada semana tras semana en el Congreso de los Diputados, al no poder sacar leyes adelante y ver cómo es casi imposible sacar unos nuevos Presupuestos. En esa ecuación, además, habrá que incluir, la dificultad que tendrá ese Ejecutivo de coalición para contar con los 14 diputados de ERC y los cuatro de Junts per Catalunya por dos razones, recuerda un miembro del comité ejecutivo del PP: la sentencia del procés, cuyo impacto en la sociedad catalana es difícil de prever, aunque los mensajes del president, Quim Torra auguran otro otoño movido; y el posible adelanto de las elecciones catalanas si a Carles Puigdemont y Junts per Catalunya les interesan.

Ese contexto y la convivencia entre el PSOE y Podemos en el Gobierno puede provocar una situación política caótica que acabe provocando que la legislatura sea de nuevo corta. Ya dentro de dos años, con Casado ya más consolidado en el partido, sí que podemos volver a la Moncloa y, probablemente, sin la necesidad perentoria de Ciudadanos y Vox, añade el miembro del gabinete.

El dirigente de los populares no pierde de vista a Albert Rivera. En esa estrategia del PP, Casado espera que Ciudadanos empiece "a desinflarse" en los comicios autonómicos que se celebrarán en los próximos 12 meses en Cataluña, Euskadi y Galicia, admite un dirigente territorial. Según los últimos sondeos, los naranjas pueden caer de primera a cuarta fuerza (de 36 a 22-23 escaños) en el Parlamento catalán, una tendencia a la baja que dañaría la imagen de Rivera ante la llamada a las urnas en las otras dos comunidades. Los populares tampoco tienen fácil esas tres convocatorias electorales, aunque consideran que, salvo en Galicia, donde todavía no se sabe si se volverá a presentar Alberto Núñez Feijóo, ya han tocado "fondo" y no pueden caer más.