+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

INFORME DEL TRIBUNAL DE CUENTAS

Maternidad vigilada

La Agencia Tributaria comprueba el 85% de las alertas informáticas sobre la deducción del IRPF que piden las madres. Impulsa las revisiones que benefician al fisco y no las favorables al contribuyente

 

Tributación 8 Una oficina de atención al contribuyente de la AEAT. - EFE / E. NARANJO

ROSA MARÍA SÁNCHEZ
18/01/2018

La deducción de hasta 1.200 euros en el impuesto sobre la renta que se pueden aplicar las madres trabajadoras (con alta en la Seguridad Social) con hijos menores de tres años es la más controlada por la Agencia Tributaria entre todas las desgravaciones fiscales. Después de pasar por todas ellas un primer peinado de cruces informáticos por todas ellas, la Agencia Tributaria comprueba el 85% de todas las alertas disparadas en la deducción por maternidad. En otros casos, como las reducciones de los rendimientos de capital mobiliario o inmobiliario, la comprobación de las alertas, o filtros, apenas llega al 50%.

Los datos proceden del «Informe de fiscalización de las actuaciones de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria en relación con los beneficios fiscales, ejercicio 2015» que publicó ayer el Tribunal de Cuentas. Entre otras cuestiones, el organismo reclama a la Agencia Tributaria la aplicación de «criterios uniformes para la selección de declaraciones a comprobar por las oficinas gestoras», así como que mejore la cifra de filtros (alertas) resueltos en el control de los beneficios fiscales» y que perfeccione «la herramienta informática empleada para su resolución». En su informe, el órgano fiscalizador pasa revista a los 631 beneficios fiscales identificados, vinculados al IRPF, el impuesto de sociedades y el IVA. El tribunal critica que solo 219 de ellos fueron cuantificados en el Presupuesto de Beneficios Fiscales del 2015, con un impacto estimado de casi 41.000 millones de euros.

Buena parte del informe del Tribunal de Cuentas se centra en evaluar el control que realiza la Agencia Tributaria sobre todos estos beneficios fiscales. Se describe que en una primera fase, se aplica un control masivo o extensivo sobre todas las declaraciones, mediante la activación de alertas informáticas (filtros). Dentro de esta fase, las declaraciones con resultado a devolver gozan de una tramitación prioritaria.

El Tribunal de Cuentas explica que «el diseño de estos filtros solo se contempló para beneficiar a Hacienda», de manera que «los filtros no se activan» en los posibles casos de un resultado a favor del contribuyente que, por ejemplo, se hubiera aplicado una deducción menor a la que tenía derecho.

Existe una segunda fase, de control intensivo en el Departamento de Inspección para los expedientes de mayor riesgo. La AEAT comprueba el 70% de las alertas que se disparan en el control de deducciones. Este porcentaje sube al 85% en la de maternidad, donde las alertas se activan si los cruces informáticos detecten que la madre no cotiza a la Seguridad Social, que no existe un hijo menor o un exceso en la desgravación.

Se calcula que existen más de 880.000 beneficiarias de esta deducción, por un importe total de 792 millones de euros. En el 2015 saltaron casi 76.000 alertas sobre esta deducción. De las declaraciones comprobadas, resultó que el 66% eran correctas y que solo había errores en el 34% restante, si bien en la práctica totalidad de estos se apreció «buena fe» del contribuyente y solo en 29 casos se consideró la intención de fraude.