+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PEÑARROYA

El Ayuntamiento recupera como museo la antigua fábrica de harinas

Inaugurados los nuevos vestuarios del polideportivo

 

Autoridades y miembros de la familia Espadas, ayer en el interior del museo. - M.J.G.

María Jesús Gómez María Jesús Gómez
06/03/2018

El presidente de la Diputación, Antonio Ruiz, inauguró ayer el museo Fábrica de Harinas Santa María y los nuevos vestuarios del polideportivo municipal, dos actos en los que estuvo acompañado por el alcalde, José Ignacio Expósito; el diputado provincial de Infraestructuras, Maximiano Izquierdo, y miembros de la Corporación.

Antonio Ruiz señaló que con la inauguración del museo «se pone de manifiesto el apoyo de la Diputación a la promoción turística del municipio», y remarcó la importancia de que la localidad cuente con espacios importantes para la práctica del deporte. «Hemos colaborado económicamente para estas dos iniciativas. Hasta el día de hoy, y en el actual mandato, son 1.692.000 euros los que han venido para Peñarroya Pueblonuevo en estos escasos 3 años», dijo Ruiz.

El primer edil resaltó la importancia de la jornada de ayer, «puesto que se recuperan dos infraestructuras a las que el municipio puede sacar mucho provecho». En el primer acto agradeció a la familia Espadas la donación de la fábrica de harinas para su restauración como museo, único de este tipo en Córdoba, y durante el segundo evento se realizó una visita a los nuevos vestuarios del polideportivo. Expósito señaló que esta mejora del equipamiento deportivo va a permitir disponer de una infraestructura moderna y adaptada a las necesidades actuales.

El alcalde explicó que se realizarán visitas concertadas con grupos de 15 personas como máximo a la fábrica de harinas, y que la intención del Ayuntamiento es incluirla en las rutas turísticas locales para que se convierta en un elemento atractivo que permita que personas de fuera se acerquen al pueblo a conocer este edificio único. Se pretende dotarlo de personal varios días a la semana para que no sea solo un edificio visitable, sino algo dinámico que permita conocer la historia local. María Espadas, hija del propietario original de la fábrica y los terrenos, manifestó que «el único interés de la familia es que el pueblo disfrute este patrimonio industrial».

Temas relacionados