La ministra de Justicia, Pilar Llop, ha presidido este viernes en Logroño una reunión informal de ministros de Justicia de la UE dentro de los actos enmarcados en la presidencia europea española a la que también ha asistido el comisario del ramo, Didier Reynders, y en la que se han tratado asuntos relativos a la accesibilidad a la justicia, el crimen organizado y la protección de las víctimas.

Dentro de este último capítulo, los responsables europeos han prestado especial atención a la guerra de agresión de Putin en Ucrania, y en una rueda de prensa posterior la ministra española ha manifestado de forma expresa que "hay que ser implacables" con la Federación Rusa para que responda por los delitos de guerra que viene cometiendo.

"Es imperativo hacer cumplir las sanciones impuestas que deben responder, también, a las pérdidas y a los terribles daños causados a las víctimas de la guerra", ha manifestado en una rueda de prensa posterior junto al comisario europeo en la que, a falta de preguntas, han eludido referirse a la cuestión que había centrado hasta ahora el interés en todos sus últimos encuentros públicos, que es la falta de renovación en España del Consejo General del Poder Judicial.

La intervención se ha centrado entonces en los tres ejes antes señalados, respecto de los cuales Reynders ha incidido en la necesidad de reforzar la protección a las víctimas de delitos en todo el territorio europeo, entre otras medidas, mediante la obligatoriedad de puesta en marcha de teléfonos de atención, que ya funcionan en muchos estados.

 Otra de las preocupaciones en la que han coincidido los ministros europeos es la de la lucha contra el uso de las criptomonedas por parte de los grupos criminales organizados, por la dificultad para seguir el rastro de un dinero que muchas veces termina blanqueado sin que la justicia pueda responsabilizar a quienes lo mueven.

Llop y Ucrania

Con respecto a Ucrania, Llop ha manifestado que el objetivo final siempre es proteger a las víctimas dispersas por toda Europa, sin olvidar los más de 16.000 menores, niños y niñas, enviados a Rusia, dando lugar a una orden de detención de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional", ha señalado. 

También ha recordado que la Comisión Europea "apoya que la Fiscalía de la Corte Penal Internacional investigue los crímenes de guerra contra Ucrania, para lo que se ha hecho ya incluso una aportación económica". Sobre este punto, Reynders ha apuntado que un total 16 estados miembros han iniciado investigaciones en este sentido, y ha recordado que a principios de este mes de julio se puso en marcha el centro internacional para perseguir delitos contra Ucrania y equipo de investigación conjunta para perseguir los crímenes de guerra.

Igualmente, el comisario europeo ha recordado también que la reunión de este jueves ha supuesto una primera oportunidad para debatir con los estados miembros la revisión de la directiva de derecho de las víctimas que la Comisión propuso hace tan solo unas semanas. Al respecto, ha recordado que su objetivo es "asegurar que las víctimas de un delito puedan confiar plenamente en sus derechos, independientemente de las circunstancias del delito o de dónde se haya producido en la UE". 

Más poder a los jueces

Para ello, según ha reiterado, es fundamental "contar con profesionales y con personas cualificadas" y para ello "es necesario la cooperación entre todos los estados miembros" así como una buena colaboración entre autoridades públicas y privadas.

Para ello considera necesario "dar más poder a las autoridades judiciales teniendo en cuenta los cambios tecnológicos" porque "las últimas novedades en este ámbito, en clara alusión a la Inteligencia Artificial, permiten a Europa tener una caja de herramientas que permite responder a esas cuestiones, incluyendo el papel que desempeña la Fiscalía Europea".