Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El Guadiana

«Yo no sabía nada...»

Araceli R. Arjona Araceli R. Arjona
17/02/2017

 

Ahora que estamos a punto de conocer la sentencia del caso Noos, me ha dado por pensar en cuántos personajes públicos, tras ser «presuntamente» pillados al lado del carrito del helado, han utilizado como argumento en su defensa que ellos «no sabían nada». Me temo que, a lo peor, en muchos casos, sea incluso verdad. La ignorancia es muy atrevida por más que no exima del delito a quien lo comete. Uno de los últimos en pronunciar estas palabras ante un juez ha sido, esta misma semana, Julián Muñoz que, como otros, confesó que firmaba acuerdos y convenios urbanísticos haciendo un acto de fe en sus técnicos porque él de urbanismo no entendía ni papa. Una confesión innecesaria porque, sin conocer su curriculum, yo misma habría jurado que ese señor nunca fue experto en la materia. Pero, mirando a las instituciones. ¿Acaso es Julián Muñoz una excepción? ¿Cuántos concejales, diputados o alcaldes debidamente formados para el cargo están dirigiendo el rumbo de ayuntamientos, diputaciones o parlamentos? ¿Cuántos han pasado por la Universidad, tienen el B1 que se exige a los graduados, cuántos han tenido un trabajo de verdad? ¿Cuántos firman convenios sabiendo lo que firman y hasta qué punto tiene valor una firma si quien rubrica no sabe lo que está firmando? Me imagino en esa tesitura y me dan sudores fríos de pensar en la responsabilidad de meter la pata en algo que afecta a miles de personas. En política, no hay concursos de méritos, cástings o entrevistas personales. Hace tiempo que para gobernar, gestionar el dinero público y tomar decisiones que afectan a la mayoría vale cualquiera, importa más el carnet que el curriculum y en eso los partidos son culpables. Una sociedad gobernada por patanes y trepas solo puede llevar a una sociedad corrupta, mediocre y arribista. Gobernar lo de todos no es tarea fácil. Quizás habría que subir el listón para que no sea normal eso de «yo no sabía».

Última hora
Opinión
Editoriales

Europa, un aniversario para reflexionar

Por: Diario Córdoba

Política y sociedad

El conflicto de la estiba

Por: Eduardo Moyano Estrada

Sin avales

Para ganar unas elecciones

Por: Gabriel M. Pérez Alcalá

Análisis

Regreso al futuro

Por: Antón Losada

Todas direcciones

Una tecla

Por: Raúl Ávila

Campo y ciudad

La transición

Por: Ricardo Rivera Pereira

Tribuna abierta

¿Crónica de una muerte anunciada?

Por: Rafael Santaella Ariza

La rueda

Pequeñas grandes revoluciones

Por: Najat El Hachmi

Las noticias más...