+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Hoy

La violinista

 

Klara es la violinista de la puerta de nuestro puente Romano. Un día apareció como las golondrinas aparecen cada primavera por el cielo del río, como los ruiseñores cuando en abril anidan por los sotos, igual que las cigüeñas planean sobre las aguas. Llega a media mañana, saca su violín, y la música es como una niña que acompañase al horizonte hacia el mar soñado. Surge a media tarde, cuando el sol sale por el arco y se despide de Córdoba y sus torres. La melodía se une a las campanas; se hace a veces azul; a veces se convierte en paisaje, en rosas, en jazmines, en un tiempo que se fue y aún no lo sabemos. Es frágil y sutil; fuerte y profunda. Nos hace soñar, nos ayuda a expresar lo que nuestro corazón quisiera decir cuando se asoma al infinito de las nubes, cuando la mañana logra su plenitud o la tarde se va en su silencio. A veces va dejando una estela de luz y melancolía. A veces es la añoranza de unas manos, el recuerdo de un beso, una mirada que se pierde, el anhelo de un mundo siempre entrevisto y siempre inalcanzable.

¿De dónde habrán venido esos dedos como pétalos, ese alma como brisa? ¿A dónde irán cada noche, cuando la música calla y el atardecer se queda de nuevo palpitando en su nostalgia? Sólo habla la música. Los ojos miran hacia el infinito. Parece que no hay nadie, que sólo están las melodías entre las viejas piedras, envolviéndose, apagándose, sembrando jazmines, azahar, geranios, buganvillas. El pueblo cobra vida. ¡Tantos días perdidos, tantas almas que vinieron por el puente, y salieron, y pasaron! Asoma, grande y dulce, la luna.

 

*Escritor

Opinión

La noche de San Juan

Manuel Fernández

Inquietante frustración

José Manuel Cuenca Toribio

Sin manadas

Joaquín Pérez Azaústre

Adelante Andalucía

David Moscoso

Los nuevos sacerdotes

Antonio Gil

Lectores
CARTAS AL DIRECTOR / REFLEXIÓN

Encontrando la ilusión

En la soledad de su propio yo, escuchó por primera vez a sus adentros. Aquellos que llevaban ...

CARTA ILUSTRADA

Sí a la caza con galgos

El ser humano desde la noche de los tiempos obedece a los estímulos recibidos. Cuando se inventó ...

CARTAS AL DIRECTOR / AGRADECIMIENTO

A la Fundación Cajasur

Queremos dar las gracias a la Fundación Cajasur por la subvención que en el año 2017 nos ...

CARTAS AL DIRECTOR / INFRAESTRUCTURAS

La Ciudad de los Niños y el cierre en verano

Nos ha sorprendido saber en los últimos días que la Ciudad de los Niños cerrará sus puertas ...

   
1 Comentario
01

Por y sin embargo... 10:16 - 11.02.2016

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

... puede que un día alguien (dirigente) decida lo que no debe (modificar). Es una suerte, una excepción..., que en este u otro lugar suene la melodía de un duende urbano. Quizás alguien (idiota) espante hasta el cante del alma profundo. Y no porque no suene, ese silencio (criminal) invadaría de nuevo un lugar animado desde hace tantísimo tiempo que necesita expresión y dimensión universal.