Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LOS DEBATES DE CÓRDOBA / LA UBICACIÓN DEL GRUPO ESCULTÓRICO DE SÉNECA Y NERÓN

Séneca reclama mejor emplazamiento

¿Ve pertinente el traslado del grupo escultórico de Séneca y Nerón al Templo Romano?

FRANCISCO SOLANO MÁRQUEZ
04/11/2012

 

En su inteligente columna Sorbete de limón el escritor Carmelo Casaño ha vuelto a remover un debate estancado desde hace años en la vía muerta de la indiferencia municipal: el deseable traslado del grupo escultórico de Nerón y Séneca --que hoy naufraga en la inmensidad de los Llanos del Pretorio-- al entorno del Templo Romano, ahora que se anuncia su próxima puesta en valor turístico y cultural. Una buena idea que no debería caer en saco roto, formulada desde el sentido común y la fina sensibilidad por quien tan demostrado tiene su amor y conocimiento de Córdoba.

Hace ya un lustro a muchos cordobeses nos llenó de satisfacción que el grupo escultórico de Nerón y Séneca --con el que el artista zamorano Eduardo Barrón consiguió en 1904 la Medalla de Oro en la Exposición Nacional de Bellas Artes-- se fundiera por fin en bronce, tras permanecer una eternidad arrinconado en el hall del Ayuntamiento, expuesto a constantes roturas y mutilaciones. Muchos ordenanzas municipales podrán atestiguar las veces que recogieron del suelo dedos fracturados y otros apéndices para que pudiesen ser reintegrarlos en hipotéticas restauraciones posteriores, aunque algunos fragmentos se perdiesen pese a su celo. No merecía tan soberbia escultura permanecer condenada para siempre a la quebradiza escayola.

Cuando el Museo del Prado, propietario de la obra, reclamó su devolución, Ayuntamiento y Cajasur tuvieron el acierto de costear una réplica en bronce que permaneciera en Córdoba. Pero a muchos cordobeses nos sorprendió ne-gativamente verla colocada en los Llanos del Pretorio, delante de un fantasmal paso de peatones por el que nadie cruza, así que pasa totalmente desapercibida hasta perderse en tan vasto espacio abierto. Al incendiario Nerón no importa que se le condene a ese aislamiento, pero ni nuestro paisano el filósofo Lucio Anneo Séneca ni el laureado escultor Eduardo Barrón merecen semejante desprecio, condenados al destierro de un lugar donde ni siquiera las palomas errantes les hacen compañía.

Sin embargo una estatua pública no es algo inamovible. Ya existe el precedente del monumento dedicado al escultor barroco Juan de Mesa, cuyo desacertado emplazamiento en la plaza de las Doblas desató una protesta ciudadana que lo obligó a emigrar a su barrio de San Pedro. El casco histórico ofrece infinidad de lugares idóneos en los que la escultura de Barrón, realzada por un digno pedestal, pueda "dialogar" con un entorno arquitectónico más apropiado, entre otros, el Tempo Romano apuntado por Casaño, la plataforma superior de la plaza de Séneca o el impropiamente llamado "bulevar" del Gran Capitán, donde los niños puedan familiarizarse en sus juegos con tan célebre paisano.

* Periodista

1 Comentario
01

Por Cordobés 16:09 - 04.11.2012

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ese grupo escultórico de Séneca y Nerón es muy admirable, desde luego, pero en la calle, se ponga donde se pongga, es un engendro. Lo más correcto sería en un museo. Situarlo en el templo romano es algo absurdo. En realidad, allí no debería haber nada más que lo que concierna al mismo templo y alguna infraestructura de interpretación para los visitantes.

Última hora
Opinión
Editorial

Qué ha quedado de Electromecánicas

Por: Diario Córdoba

Editorial

Apuestas, trampas y adicción

Por: Diario Córdoba

55 líneas

Silencio necesario

Por: José Nevado

La retranca

En un día

Por: Jesús Vigorra

Cielo abierto

Saber perder

Por: Joaquín Pérez Azaústre

La rueda

Adiós, Corcuera

Por: Juancho Dumall

Tribuna abierta

Ni parimos ni decidimos

Por: Esther Vivas

Para ti, para mí

Hoy, Jornada de las Comunicaciones

Por: Antonio Gil

Las noticias más...