+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Miradas

Música en la calle

Se iba a reglamentar un examen para tocar en la calle, o no se hace o lo aprueba todo el mundo

 

Música en la calle -

Rafael Mir Jordano Rafael Mir Jordano
20/09/2017

La violinista del puente ha sido el músico callejero más conocido y reconocido en Córdoba en los últimos tiempos. Le oí un magnífico recital en el Círculo de la Amistad poco antes de desaparecer. Por cierto que incidió en un error en el programa: atribuía la autoría de A mi manera a Frank Sinatra, cuando fue Paul Anka, en 1969, quien la hizo a partir de una canción francesa.

Hasta hace poco solían venir a cantar, debidamente ataviados, grupos suramericanos, comúnmente andinos, que actuaban en el Gran Capitán, en los aledaños de San Nicolás; hace mucho tiempo que dejaron de visitarnos y deleitarnos. Recientemente junto a Prasa suenan una guitarra o una armónica y alguna voz camino del rock. Tampoco acuden los grupos de música galesa, casi siempre interesantes.

Doce años antes de idear la guitarra de diez cuerdas, el guitarrista murciano Narciso Yepes hizo con la de seis la banda sonora de la inolvidable película de René Clément Juegos prohibidos. Ese anónimo popular que rápidamente se extendió por al ancho mundo es repetido con frecuencia por todos los que tocan la guitarra en las esquinas y placitas del casco histórico. Se oye con gusto.

Con gran disgusto y profunda lástima se oye, antes en el Gran Capitán y ahora no sé dónde, a un viejo violinista que reitera una y otra vez la misma melodía sin enmendar en lo más mínimo sus desafinamientos, que hieren a los melómanos y molestan a cualquiera. Creo recordar que se iba a reglamentar una especie de examen para obtener autorización municipal para tocar en la calle. O no se ha hecho o lo aprueba todo el mundo, o no se vigila y exige la autorización. En cualquier caso resulta comprensible que el Ayuntamiento que consiente a los mendigos más orondos montar sus dormitorios en las vías públicas cerca de los cajeros más visitados no persiga la mala música.

No es seguro que la música nos mejore, pero sí lo es que mejora nuestra vida: trueca el dolor en pena, el insomnio en espera acompasada, el amor en canción, la ducha en una alegría… Y tenemos música—ayuda, asidero— en la radio, en nuestro querido equipo, en televisiones especializadas (¡cuántas glorias en mezzo!), y sobre todo en nuestra amada orquesta, que dentro de unos días va a ser nombrada ateneo de honor por los ateneos andaluces y, un poco más, tarde homenajeada en su 25º aniversario por nuestra Real Academia en sesión pública. Y claro es que nuestra orquesta puede tocar en la calle, y lo ha hecho en más de una ocasión.

Por cierto, que a veces oímos y vemos a músicos callejeros extranjeros, especialmente en la calle Gondomar, que por lo que tocan, por cómo lo tocan y porque no llevan tatuajes, suponemos son miembros de buenas orquestas en sus países.

Voy a contar una anécdota aleccionadora: a alguien muy curioso y con mucha mano se le ocurrió, como experimento, poner a tocar a uno de los mejores violinistas del mundo, sin ningún distintivo ni letrero, en las galerías del metro de Nueva York. Ocurrió que decenas y decenas de personas pasaron junto a él sin prestarle la menor atención, pero hubo algunas que al escucharlo se quedaron petrificadas de asombro y admiración. Naturalmente eran personas con muy buen oído y mucha sensibilidad. Seres ejemplares y envidiables. La mayoría de nosotros no pasaría esa prueba.

Por cierto, que todavía queda en el paseo de La Victoria un templete para música, pero permanece desierto y mudo. ¿Es que no tenemos banda municipal? ¿Qué fue de la de don Dámaso Torres y don Luis Bedmar?

Recordamos aquellos tiempos en la banda brindaba brillantes conciertos en el templete y en el salón Liceo del Círculo de la Amistad, con entrada libre.

A los fieles de radio clásica nos queda el consuelo de oír todos los domingos interpretaciones de las buenas bandas españolas que hay, en su mayoría de Valencia. No es casualidad que más de una docena de los músicos de nuestra orquesta sinfónica sean valencianos.

* Abogado

Opinión

El orden mundial de Trump

Diario Córdoba

‘Wonder’conmueve

Diario Córdoba

Debajo de la almohada

Raúl Ávila

La estela de Marín

Nerea Vadillo

Gran sequía

Ricardo Rivera Pereira

Cambios, empresas y liderazgo

Francisco José Bocero

Imbécil

David Márquez

Lectores
CARTA ILUSTRADA

Ategua: la batalla del silo

No podía ser menos, si del yacimiento de Ategua se trata. Después de la batalla por la conquista ...

CARTA ILUSTRADA

Alegría navideña

Es verdad que las luces de Navidad de Córdoba no son todo lo hermosas que me hubiera gustado, ...

CON MUCHA IRONíA

Nombraremos el Premio Cervantes

A la charpa de desayunos y cañas se nos ha ocurrido nombrar Premio Cervantes a uno de los ...

PROPUESTA UTÓPICA

La reconstrucción de Medina Azahara

Estoy convencido de que si Medina Azahara hubiese estado ubicada en Sevilla, Málaga o Granada, ya ...

   
1 Comentario
01

Por ACastroG 11:11 - 20.09.2017

Ignoro si será porque la normativa sobre los músicos callejeros es muy exigente o porque a los artistas no le interesa nuestra ciudad. El caso es que cada vez hay menos en nuestras calles. Me refiero a MÚSICOS, claro, porque "tocadores de instrumentos" sigue habiendo y, aunque no molesten, tampoco es como para pararse a escucharlos. La buena música en la calle es un lujo, un aliciente, un argumento positivo más para el vecino y para el visitante. Lamentablemente, y como dice el Sr. Mir, cada vez hay menos buenos músicos. En cuanto a la falta de una Banda Municipal en Córdoba, es algo inconcebible que no contemos con ella. Cuando se restauró el bonito templete de La Victoria, muchos suponíamos que se crearía una Banda para usarlo, pero, lamentablemente, como tantas otras obras ha caído en el olvido y no se utiliza para nada. Una Banda es compatible con nuestra gran Orquesta, e incluso, músicos que actúan en ésta, podrían hacerlo en la Banda, con lo que los gastos serían menos onerosos. Inútil abogar sobre causas que le importan a muy pocos, sobre todo a la clase política.