+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de Diario Córdoba:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EN GRANADA

Desmantelada una fábrica ilegal de tabaco

La maquinaria podía producir dos millones de cigarrillos al día

 

Cigarrillos intervenidos por la Guardia Civil en la fábrica de Granada. - EUROPA PRESS

EFE / GRANADA
07/12/2017

Una fábrica ilegal de tabaco que producía al día más de dos millones de cigarrillos ha sido desmantelada por la Guardia Civil y durante el operativo se ha detenido a 18 personas presuntas integrantes de la trama. 10 de los vinculados a la organización criminal han sido detenidos en Granada, donde estaba la sede de la fábrica, y los otros ocho en Málaga, según un comunicado de la Guardia Civil, que destaca que entre los arrestados se encuentra uno de los máximos responsables de la red.

La fábrica tenía capacidad de producir dos millones de cigarrillos al día, por lo que los investigadores destacan que se situaban en unos niveles de producción similares al de cualquier fábrica legal. Durante el operativo se han incautado de diez toneladas de hoja de tabaco, cuatro toneladas de picadura y 4,5 millones de cigarrillos y se han realizado ocho registros (seis en Granada y dos en Málaga).

Los investigadores afirman que en la fábrica ilegal se han invertido cerca de tres millones de euros para su puesta en funcionamiento y que asumían todo el proceso de elaboración del tabaco, desde la recepción de la hoja, picadura, confección de los cigarrillos y creación de cajetillas hasta la distribución. Los trabajadores de la fábrica, en su mayoría de nacionalidad ucraniana y búlgara, eran alojados en distintos pisos francos que tenía la organización en Málaga.

Estos operarios, expertos en la producción de tabaco, llevaban a cabo jornadas de trabajo que superaban las 12 horas en instalaciones insalubres y sin las medidas de seguridad laborales mínimas, según la nota policial. La organización tenía cerca de la capital de Granada otra nave donde se dirigían todos los componentes y permanecían allí varios días con el fin de preservar el centro de producción de la posible acción policial.