Un telescopio es un instrumento que permite ver objetos que están lejos con más detalle a como los veríamos a simple vista. A diferencia de lo que nuestro "sentido común" pudiera decir, un telescopio no es mejor a otro por la cantidad de aumentos que tiene. La característica principal de un telescopio es la cantidad de luz que puede captar y no cuánto aumenta. El aumento de un telescopio de aficionado no solo viene dado por las características del espejo o lente principal, sino también por una lente externa (el ocular) que se acopla a él. En muchas ocasiones los astrónomos trabajamos con muy pocos aumentos (15-75x), dado que así se consigue captar más luz y, aunque los objetos se vean más pequeños, se pueden apreciar detalles más sutiles en ellos. Aunque teóricamente un telescopio pequeño podría alcanzar los 200-300x, apenas se podría observar nada así (quizá ni la Luna si los oculares son de calidad mediocre).

Durante el siglo XX los astrofísicos empezaron a observar el Universo en otros "colores" aparte de los que ven nuestros ojos. En particular se desarrolló la rama de la Astronomía que estudia el cielo en "colores" de radio: la Radioastronomía. Para observar este tipo de luz (con longitud de onda de milímetros a metros) se necesitan telescopios especiales: los radiotelescopios. La característica principal de un radiotelescopio sería de nuevo el tamaño que tiene, porque así capta más luz. La forma de observar en radioastronomía es muy distinta a como se hace en los telescopios convencionales. Así, esta técnica permite que luz recibida en distintos radiotelescopios se pueda combinar para obtener "virtualmente" un radiotelescopio de tamaño similar a la separación máxima entre los radiotelescopios individuales. Esta técnica se conoce como "radio-interferometría". Aunque se han diseñado complejos de radiotelescopios para operar conjuntamente (los "radio-interferómetros"), muchas veces se usan datos de radiotelescopios separados por miles de kilómetros para lograr imágenes de muy alta resolución. Esta técnica ("interferometría de muy larga base" o VLBI por sus siglas en inglés) es la que permite obtener en Astronomía mayores las resoluciones, llegando a ser más de 1.000 veces superior a la que otorga el Telescopio Espacial Hubble.

Esta semana se ha hecho pública una investigación liderada por el astrofísico José Luis Gómez (Instituto de Astrofísica de Andalucía-CSIC) que ha utilizado la técnica VLBI para obtener la imagen con mayor resolución de la historia de la Astronomía. En concreto se han combinado 15 radiotelescopios junto con la antena de la misión espacial RadioAstron (Agencia Espacial Rusa) para observar el centro