La sandía es una fruta muy refrescante, pero hay que tener cuidado en función de las condiciones de salud de quien la consuma.