Has dado varias vueltas y no encuentras un hueco en el que aparcar. Pero, de repente, aquí está: el espacio que necesitabas, sin ocupar, a las puertas de un garaje. Miras una y hasta dos veces. No observas ninguna señal de vado. Y dudas pero, finalmente, decides aparcar. Total, no hay señal que indique nada y no hay muchas más opciones. ¿Puedes aparcar delante de una cochera sin señal de vado? Esto es lo que dice la Dirección General de Tráfico.