Es la incorporación ‘estrella’ del año y la primera vez que compite un patio conventual, una tipología nueva repleta de historia | El recinto da paso a una iglesia con portada de Hernán Ruiz, la clausura y la hospedería