El mandolinista israelí llena de sonoridad el Patio de los Naranjos