Un antiguo cortijo del siglo XVII es transformado en un alojamiento rural de cinco estrellas