¿Quieres adelgazar y no sabes cómo? ¿Necesitas consejos o trucos para perder peso? Antes de nada hay que recordar que no existen productos milagro y que la mejor forma de perder peso es un correcto equilibrio entre una dieta equilibrada y unos hábitos de vida saludables. No obstante, sí hay determinados productos que ayudan a la hora de adelgazar, en este artículo encontrarás algunos de estos superalimentos que te echarán una mano a la hora de perder peso y puedes incluir en tu dieta diaria.

El jengibre, un alimento natural e ideal para perder peso

Da igual que se esté a dieta como si no, hay determinados momentos en los que nuestra barriga se encuentra hinchada. Esto puede tener diversas causas, entre las que se encuentra el estrés o una mala alimentación. Para reducir esto hay un superalimento adecuado, el jengibre.

El jengibre es el mejor antiinflamatorio natural. El motivo está en que estimula y mejora la digestión del estómago. Además, según diversos estudios, también ayuda a la reducción de gases intestinales, expulsándolos de forma casi inmediata.

Esta dieta de jengibre ayuda a adelgazar

El jengibre destaca por ser rico en minerales como el calcio, el potasio, el sodio y el fósforo, además de determinadas vitaminas como la B2, la B3, la B6 y la C. A parte de ser un gran antiinflamatorio, destaca por ser anticoagulante, analgésico, antibacteriano y antioxidante. También ayudar a disminuir el azúcar en sangre, los mareos y las nauseas.

Es por esto por lo que recomiendan consumirlo diariamente e incluirlo en nuestra dieta.

Cómo incluir el jengibre en tu dieta diaria

  1. Infusiones. Es seguramente la forma más popular de tomarlo, hacer un té de jengibre. Para ello se hierven unos trozos del alimento en agua durante, aproximadamente, un cuarto de hora. Posteriormente se debe dejar reposar y añadir un poco de jugo de limón. Si no se dispone del tiempo o de las ganas para prepararlo, en los supermercados se venden muchas infusiones de jengibre listas para tomar. Algunos de ellos también se le añade miel o algo de dulce. Los expertos recomiendan tomar entre una y dos tazas por día.
  2. Guisos. No solo es útil incorporarlo por sus mencionadas cualidades. También le puede dar un toque diferente a tus platos. En el caso de los guisos se puede hacer dos formas. Por un lado añadiendo un poco de jengibre picado al sofrito para después incorporarlo al guiso. O añadir un trozo completo al guiso mientras se prepara para quitarlo antes de servir. En cuanto a la sopa
  3. Ensaladas. Para crear un aliño original sin complicarte mucho la vida el jengibre también es un muy buena opción. Por un lado, basta con rallar la raíz y esparcirla sobre la ensalada, aunque también se puede crear un aliño con una cucharada de soja, tres de agua y una de zumo de jengibre que se puede hacer licuando un jengibre fresco.
  4. Carnes y pescados. Al igual que con las ensaladas, el jengibre puede ser un gran aliño para tus platos. Para ello, por un lado se puede simplemente rallar el jengibre y añadir unas gotitas de zumo del mismo a la comida, o también preparar una salsa. Una receta muy fácil sería simplemente calentar la sartén, añadir un poco de mantequilla, jengibre, jugo de limón y miel e incorporar todo correctamente.