La crisis del coronavirus ha alcanzado al mundo de la moda. No son pocas las firmas que han anunciado despidos entre su plantilla o que han suspendido desfiles y presentaciones de colecciones. Tanto es así, que la Asociación Creadores de Moda de España (Acme) cuantifica que, entre abril y junio, las perdidas en este sector por el covid-19 pueden llegar a los 360 millones de euros. Se trata, pues, de otro de los grandes afectados por la pandemia, teniendo en cuenta que los creadores viven en estas fechas su temporada alta.

El presidente de Acme, Modesto Lomba, asegura que el sector de la moda de autor tiene grandes dificultades para producir, a lo que se une la paralización de las ventas, los pedidos cancelados y el cierre de los comercios.

«Nuestras empresas asociadas estiman que las pérdidas, solo en el mes de marzo, puedan ascender hasta los 90 millones de euros». Lomba añade que teniendo en cuenta la estimación del cuatrimestre que va de marzo a junio, el de mayor actividad del año junto a la campaña de Navidad, «las pérdidas alcanzarían los 360 millones de euros». La crisis sanitaria ya había causado importantes descensos en las ventas internacionales durante el primer trimestre del año. Ferias como las de Milán y París experimentaron una considerable bajada de asistencia de compradores, lo que ha repercutido en una disminución muy notable de las ventas de las colecciones otoño-invierno.

La cadena de moda Desigual anunció un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por fuerza mayor para un total de 1.359 empleados, lo que supone el 90% de su plantilla en España, debido esta crisis. En un comunicado, Desigual justifica el ERTE porque se han visto obligados a cerrar las 87 tiendas que tiene en España y un total de 296 de las 298 en Europa. También Mango presentó el viernes un ERTE para 4.767 de sus empleados en España, el 79 % de su plantilla nacional, formada por unas 6.000 personas. La misma decisión tomó Logifashion, algo que afectará a tres de sus siete centros logísticos en España

Fuera de España, Chanel anunció el martes la suspensión de su desfile Crucero, programado para el 7 de mayo en Capri por el avance del coronavirus, y avanzó que está estudiando la posibilidad de presentarlo ulteriormente o de manera diferente a la planeada. La maison francesa apuntó que la salud y el bienestar de su personal y de sus invitados es su preocupación principal. Su anuncio llegó un día después de que, según los medios italianos, la también francesa Dior anulara su desfile Crucero. programado el 9 de mayo en Lecce, hasta una nueva fecha por decidir según la actual crisis sanitaria.

Pero en este contexto también hay espacio para la solidaridad. Más de 300 empresas de la industria de la moda se han puesto a disposición del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para la producción de equipamientos de protección individual como mascarillas, batas o delantales, según informó el viernes la confederación Moda España. Una decisión que sigue la misma línea que la iniciativa del dueño de Inditex, Amancio Ortega, que ya donó 10.000 mascarillas protectoras esta semana y se espera que a partir de mañana se sumen otras 300.000 unidades, que llegarán a España desde China.

A este ofrecimiento se han sumado firmas como Andrés Sardá, Reliquiae, Dolores Cortés y Juana Martín o el taller de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida, que cuenta con la ayuda del diseñador Ulises Mérida.

También han demostrado su solidaridad empresas como Windertex, especializada en comercializar vestuario profesional de alta calidad, o firmas como Duarte, Señorita Lemoniez, Garcia Madrid, Miguel Marinero, Ion Fiz, Moises Nieto o Alma Aguilar, entre otros muchos. Desde el Centro de Confección de Talavera, integrada en el conjunto de la Federación Española de Empresas de la Confección (Fedecon), ya han elaborado más de 16.500 mascarillas y prevén cortar entre 25.000 y 30.000 unidades por día.