Posiblemente, Dita Von Teese sería menos conocida hoy de no ser por su matrimonio con el excéntrico y siniestro rockero Marilyn Manson. Llegó a la fama como estríper y fue subiendo escalones hasta convertirse en modelo y artista, en una pin-up que fue acaparando portadas de revistas de moda y del corazón. Es un icono que se disputan firmas de lencería como Wonderbra. Aunque ahora la pálida modelo ha decidido encauzar su vida por los derroteros de la música. Von Teese ha debutado como cantante junto a Monarchy, un dúo británico de música electrónica con el que ha grabado el videoclip Disintegration. Aparece desbordante, sensual, dando vida a una ama de casa que da rienda suelta a sus deseos sexuales. El vídeo se inicia con unas imágenes de grupos de personas desnudas que recuerdan las tradicionales fotos de Spencer Tunick y entremezcla otras de alto contenido erótico con otras que presentan a una familia tradicional con hijos.

Edward Nigma y Peter Uzzle o, lo que es lo mismo, Monarchy se dieron a conocer en la música electrónica en el 2009 y por lo visto les fue un poco difícil convencer a Von Teese para que colaborase con ellos. Según la reina del burlesque, el dúo se puso en contacto con ella para decirle que estaban escribiéndole una canción. "No sabía realmente a qué se referían, si era sobre mí o para mí, para que simplemente la disfrutara... Y cuando me dijeron que lo que querían era que la cantase dije: 'Uh, si yo no canto...'". Lo cierto es que la exmujer de Marylin Manson tiene poca experiencia --por no decir ninguna-- en el mundo de la música. Lo máximo que ha llegado a hacer ha sido recitar algunas canciones al estilo de Marilyn Monroe o Mae West en sus shows de burlesque.