Johan Friso, de 43 años, segundo hijo de la reina Beatriz de Holanda, se encuentra en estado muy grave después de haber sido sepultado esta tarde por un alud de nieve en la estación de esquí de Lech, en Austria. Friso esquiaba fuera de pistas, según el alcalde de Lech, cuando fue soprendido por una gran avalancha de nieve. Los equipos de rescate han tardado 15 minutos en localizarlo y rescatarlo. Después de reanimarlo, lo han trasladado al hospital de Innbruck. Su estado es "estable, pero no fuera de peligro", según un comunicado del servicio de información de la Casa Real holandesa.

Junto al príncipe se encontraba en Lech gran parte de la familia real holandesa, incluida la reina Beatriz y el príncipe heredero, Guillermo Alejandro, con su mujer, Máxima. Lech es desde hace décadas el lugar habitual donde la reina holandesa pasa sus vacaciones de invierno. Estos días, las fuertes nevadas en los Alpes austriacos habían aumentado el riesgo de aludes.

Johan Friso renunció a sus derechos dinásticos para casarse con Mabel Wisse Smit, que en su epoca de estudiante mantuvo una relación con Klaas Bruinsma, un presunto traficante de drogas, muy conocido en el país y que fue asesinado a las puertas de un hotel de Amsterdam en 1991. Por este motivo, el Gobierno y el Parlamento holandés no dieron el visto bueno a la boda hasta que Johan Friso renunció a sus derechos dinásticos.