La diva norteamericana Anastacia es una auténtica fan de España. De hecho, fue ella la que le dijo a los directivos de su discográfica que quería hacer aquí la promoción del disco que publicará el día 28, Heavy rotation . "Aquí me compró mi marido el regalo de bodas, y guardo tan buenos recuerdos de Barcelona...", explicó ayer la cantante.

Heavy rotation , su cuarto disco de estudio y el primero que edita tras superar un cáncer de pecho que le diagnosticaron en el 2004, supone un evidente punto de inflexión tanto a nivel artístico como personal.

La cantante estrena nueva imagen --adiós al rubio platino y a las lentillas de colores y las gafas tupidas, ya que se ha operado de miopía--; investiga nuevas sonoridades más cercanas a la electrónica y al dance; tiene nuevos discográfica y mánager y, sobre todo, ha convertido a su guardaespaldas, el mexicano Wayne Newton, en su marido. A él le dedica letras de enamorada, como el sencillo I can feel you , en cuyo videoclip aparece. Y fue este hombre de tamaño XXL --"siempre me ha gustado trepar por los árboles", bromeó la artista--, quien le animó a exhibirse sensual en la cinta.

La vida de Anastacia ha sido una difícil carrera de obstáculos. A los 13 años le extirparon parte del intestino a raíz de una grave enfermedad, su padre le abandonó poco tiempo después, y con su hermana mayor y el benjamín de la familia, que padece autismo, se trasladaron a Nueva York.

Una prueba de su fortaleza mental es que el día antes de que entrara en quirófano para que le extirparan el tumor, rodó el videoclip de la canción Love is a crime para la banda sonora de Chicago . "Lo cierto es que no me encontraba bien. Me había tomado muchos medicamentos para paliar el dolor, pero después de que la discográfica consiguiera este contrato, no podía defraudarles".