Jardinería

Echar sal a las plantas, ¿truco o error? Te lo contamos

El truco de echarle sal a las plantas para evitar plagas.

Diario CÓRDOBA

¡Cuidado con la sal! El uso de la sal ha generado incansables debates en el mundo de la salud y la nutrición. Si bien es fuente de sodio para los humanos, también está vinculada a la aparición de problemas como la hipertensión o, incluso, cardiopatías. Pero, ¿y qué pasa con las plantas? En jardinería, su empleo también genera debate. ¿Es realmente recomendable?

Veamos. En estos compañeros silenciosos de nuestros hogares, la sal puede tener distintos efectos. Y podemos asegurar que sí: la sal es recomendable en el cuidado de las plantas. Te contamos el porqué y cómo debes usarla.

¡Cuidado con los excesos!

La sal puede salvar a nuestra planta. Pero ojo, ¡cuidado! Un exceso de esta sustancia, al igual que en nosotros, puede provocar problemas en esas plantas que tanto nos ha costado cuidar. Es más, puede llegar incluso a terminar con ellas.

Esto se debe a que la mayoría de las plantas no toleran un exceso de sal en la tierra. Pero, a su vez, esta sustancia es una aliada para aquellos que aman la jardinería.

La sal, una aliada

La sal gorda puede salvar a nuestas plantas del ataque de insectos, como las hormigas, y de otros invertebrados, como las babosas o los caracoles, que pueden llegar a causar estragos sobre ellas.

En general, la sal sirve para repeler a cualquier pequeño animal reptador que merodee cerca de nuestras flores. Bien, sabido esto, ¿cómo debe usarse para no dañar a nuestras plantas?

Para hacer un buen uso de la sal en nuestro jardín, se recomienda colocarla alrededor de nuestras plantas. Tan solo con eso puede actuar de repelente. ¿Conocías este truco?