Tres enfermedades que se combaten comiendo nueces

Si consumes nueces con frecuencia, estas son las patologías que puedes prevenir o ayudar a curar

Comer nueces el hábito que ayuda a combatir estas tres enfermedades

Comer nueces el hábito que ayuda a combatir estas tres enfermedades

Las nueces son un auténtico heroe de la nutrición: un alimento muy completo que se ha convertido en un aliado indispensable para todas aquellas personas que quieren mantener unos hábitos alimenticios que promuevan la salud integral.

Este fruto seco no solo es delicioso y versátil, también ofrece una amplia gama de beneficios para la salud respaldados por investigaciones científicas. Entre sus numerosas virtudes, destacan sus propiedades para combatir enfermedades clave que afectan a muchas personas.

Resfriados y gripes

El otoño trae consigo el aumento de resfriados y gripes, pero las nueces pueden ofrecer una defensa adicional. Su contenido elevado de zinc no solo ayuda a prevenir infecciones fortaleciendo el sistema inmunológico, sino que también alivia síntomas como la mucosidad y los dolores de garganta. Un estudio del National Institute of Food and Drug Safety Evaluation en Corea respalda la capacidad de las nueces para reducir los niveles de colesterol, disminuyendo así el riesgo de enfermedades cardiovasculares, una preocupación común durante la temporada de gripes.

Enfermedades reumáticas

Las enfermedades reumáticas, a menudo exacerbadas por cambios de presión atmosférica típicos del otoño, encuentran en las nueces un aliado poderoso. Su alto contenido de omega-3 actúa como un antiinflamatorio natural, aliviando la inflamación en las articulaciones. Este efecto se ve reforzado por la capacidad de las nueces para ayudar a mantener un peso saludable, según investigaciones que destacan su saciedad y contenido de fibra.

Estas propiedades nutricionales de las nueces no solo combaten específicamente la astenia primaveral, resfriados y gripes, y enfermedades reumáticas, sino que también contribuyen a la prevención de condiciones más amplias, como el síndrome metabólico y el sobrepeso, según un metaanálisis publicado en la revista Nutrition & Metabolism.

Astenia primaveral

Con la llegada del otoño, también se manifiestan los síntomas de astenia primaveral, caracterizados por tristeza y apatía debido a la disminución de la luz solar y la vuelta a la rutina. Las nueces, ricas en triptófano, un aminoácido precursor de la serotonina, se presentan como aliadas efectivas para combatir estos síntomas.

La serotonina, conocida como la "hormona de la felicidad", puede elevar el estado de ánimo y ayudar a contrarrestar la astenia primaveral. Este beneficio ha sido respaldado por estudios, incluido uno de la Universidad de Barcelona que destaca los compuestos antiinflamatorios de las nueces, fundamentales para combatir la tristeza estacional.