La Escuela de Ingeniería Agronómica y de Montes (Etsiam) recupera este curso (ya se impartió en el 2010-2011) el grado de Enología, que viene a sumarse al itinerario conjunto que se oferta desde el curso 2015-2016 de Enología e Ingeniería Agroalimentaria del Medio Rural. La recuperación de esta titulación responde a una «demanda real del alumnado con vocación e interés por formarse en la viticultura y la enología», explica la directora de la Escuela, Rosa Gallardo.

En este sentido, una parte importante del alumnado del ciclo de formación superior en Vitivinicultura que se imparte en el IES Emilio Canalejo Olmeda de Montilla había mostrado su interés en continuar sus estudios universitarios y este grado les proporciona una oportunidad de hacerlo.

Dicho interés ha quedado reflejado en la cobertura de las 25 plazas ofertadas. «Estamos muy satisfechos con la respuesta a la oferta de plazas que hemos realizado. Hemos cubierto las plazas que ofertábamos en el ámbito de la Enología, tanto en su formato individual (Grado de Enología) como en doble título (Itinerario conjunto Grado de Enología + Grado de Ingeniería Agroalimentaria), lo que es reflejo de la consolidación de una oferta académica muy necesaria estratégicamente para nuestro centro», destaca Gallardo.

Las características de la Etsiam «hacen que se preste una especial atención a todas las cuestiones ligadas a la viticultura», añade la responsable universitaria quien remarca que la dimensión internacional de la Etsiam, «ofrece posibilidades interesantes de movilidad para el alumnado».

VÍNCULO/ El grado de Enología renace con el respaldo del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Protegida (DOP) Montilla-Moriles, bodegas y empresas relacionadas con el sector y que se van a implicar en la formación de estos estudiantes. De hecho, este «especial vínculo» con la DOP es una de las características diferenciadoras de esta titulación, «lo que permitirá dotar a los estudiantes de un amplio conocimiento acerca de la producción y de los vinos de esta zona vitivinícola», apunta la directora de la Etsiam quien remarca que «efectivamente, la colaboración con la DOP Montilla-Moriles es un elemento esencial de este grado. Es una colaboración que hemos estrechado y que se concretará tanto en la formación práctica, como en la realización de prácticas externas o en la colaboración para la orientación de los Trabajos Fin de Grado hacia problemas reales identificados en el sector».

Este vínculo con el sector vitivinícola no se limita a la formación.

SALIDAS PROFESIONALES/ El sector vitivinícola cordobés supone también oportunidades de empleo para los futuros egresados.

El enólogo desempeña su actividad profesional fundamentalmente en cuatro campos: la elaboración de productos derivados de la uva; las prácticas enológicas; el control de la calidad del producto final y del proceso de elaboración y la interpretación de los resultados analíticos. Asimismo el enólogo debe ser competente en las disciplinas que incluyen: la salud de los consumidores, el equilibrio del medio ambiente, la gestión de la calidad (control de procesos específicos) y las reglas y normas en vigor a nivel de los procesos de elaboración. De ahí que las salidas profesionales de este grado sean diversas: Empresas vitivinícolas, bodegas, laboratorios de enología, gabinetes de auditoría-asesoramiento, administraciones públicas, estructuras de formación y de investigación, comercio exterior, etc.