Kiosco

Diario Córdoba

CÓRDOBA | FERIA DE MAYO 2022

Ventura se impone al sistema

El rejoneador corta dos orejas y sale a hombros en Los Califas mientras que Morante y Pablo Aguado se quedan sin trofeos en la primera del ciclo cordobés

45

Diego Ventura, a hombros en Los Califas Manuel Murillo

Ganado: dos toros para rejones de María Guiomar Cortés de Moura, aceptables de presencia y nobles y manejables, y cuatro toros de Juan Pedro Domecq para lidia a pie, muy escasos de presencia, deslucidos y sosos en líneas generales excepto el jugado en quinto lugar, noble y con calidad pero muy a menos en la muleta.

Diego Ventura: pinchazo y rejón y dos descabellos (palmas), y rejón (dos orejas)

Morante de la Puebla: cuatro pinchazos y estocada (ovación tras aviso), y pinchazo hondo, metisaca y estocada trasera tras aviso (ovación tras aviso)

Pablo Aguado: bajonazo (silencio), y dos pinchazos y estocada (palmas de despedida)

Plaza: Los Califas. Un tercio de plaza en tarde muy calurosa. Primer corrida del abono de mayo.

La gasolina a dos euros el litro, la inflación en tasas históricas, el paro en máximos, la guerra de Ucrania, las leyes absurdas, el precio de los pisos, los okupas, los virus informáticos y las corridas de Juan Pedro. Son cosas del sistema. Hay que tragar. No hay más. El pueblo es dócil, dúctil y maleable. Vino el de Qatar y Nadia Calviño –que decía que las fotos, con mujeres- bebía los vientos por él, hasta se retrató con los tiranuelos del petróleo, aunque sean hombres y machistas, muy machistas, tanto que te cortan la lengua si miras a otro que no es el tuyo. Porque la pela es la pela y Nadia es como Morante, como Aguado, como otros tantos. Ceden al sistema. Y les dan igual los principios. Se hacen las fotos con los de Juan Pedro, aunque en plazas de más compromiso pidan otra cosa, claro. Pero aquí se anuncian –los piden, los traen- con la de Juan Pedro. A cambio de un triunfo puntual, la afición aguanta paciente que uno embista. Pero el pueblo está tan harto que ya no va. Apenas un tercio de pago esta tarde en un cartel con figuras.

Hasta la gente de sombra, educada per sé, clamaba contra la birria juanpedril mientras Aguado, que está listo de papeles, naufragaba con el moribundo sexto. Decían en los tiempos negros de Curro Romero que para verle cuajar un toro había que ir en su cuadrilla, pero es que para ver un toro bravo de JP tienes que ser el mayoral de Lo Álvaro. Y ni así.

Diego Ventura, esta tarde en el coso de Los Califas. MANUEL MURILLO

Tal ha sido el cabreo de la gente al final que menos mal que Diego Ventura ha sido izado a hombros para salir por la Puerta de Los Califas. De no haber sido así, la cosa se hubiera puesto tensa porque la gente está calentita con el segundo atraco consecutivo de San Juan Pedro y de su apóstol Morante.

Ventura es otro mundo. Ventura ha estado brutal en su segundo toro. Ventura ha desarrollado una extraordinaria exhibición de monta ante los murubes portugueses de la señora Guiomar. Aclaramos aquí que, alabado sea el Señor, los de rejones suelen ser de otro hierro. Ventura ha clavado siempre ajustado desde que ha empezado con los de castigo, pero cuando la cosa ha cuajado ha sido en sendos pares cabalgando a dos pistas con temple, recorriendo el anillo entero, sin prisa, con el toro prendido al estribo. Luego, a dos manos ha estado tremendo y en una pirueta el toro le ha echado mano y ha tirado al caballo y al caballero, propiciando un momento de tensión pero sin graves consecuencias.

Acertado con el rejón de muerte tras clavar cortas con lucimiento y ajuste, ha cortado dos orejas que han aliviado en parte el horrible sopor de la tarde.

Morante de la Puebla, con su primero en el coso de Los Califas, esta tarde. MANUEL MURILLO

Y Morante, a ratos, a rachas, ha lucido, sobre todo en el segundo de su lote, el menos malo del bodrio ganadero. El quinto, chiquito, zapatito, ha tenido nobleza y clase en la embestida, pero se ha acabado pronto y ha impuesto su sosería. La baza que juegan estos toreros reside en que cuando uno de estos toros les mete la cabeza 20 veces la forman, y Morante ha estado cerca porque ha conseguido tandas con la derecha muy preciosistas, ajustadas, con enorme calidad, con la mano de derecha, pero hasta ahí. Luego lo ha pinchado y la posible oreja se ha esfumado. Con el primero de su lote, algo de capote a la verónica y ya. Para que vamos a contar más, si ya se sabe…

Pablo Aguado, este viernes en Los Califas. MANUEL MURILLO

Pablo Aguado ha chocado de bruces con dos sosos de JP. El primero no tenía nada, embestía a media altura, sin transmisión y él, que tiene los recursos justos, apenas lo ha pasado con dignidad. Con el último, la gente ya estaba con la escopeta cargada y ha descargado su ira cuando el toro se ha echado. Fin de la cita.

Compartir el artículo

stats