El veterinario José Luis Prieto Garrido ha puesto esta tarde la palabra para anunciar que los toros regresan a Los Califas con una Feria taurina que será la primera que albergue una plaza de toros de máxima categoría desde que comenzó la pandemia. Se da continuidad así a la corrida del pasado 12 de octubre, otro feliz precedente. La celebración de la trigésimo primera edición del Pregón de la Feria Taurina de Córdoba, organizado por la Tertulia Taurina El Castoreño del Real Círculo de la Amistad, ha constatado que Manolete sonará de nuevo para abrir plaza en el coso de Ciudad Jardín a las 19.00 horas entre el viernes y el domingo próximos y el ambiente no puede ser mejor. Más que nunca, este pregón es el anuncio de un tiempo que llega acompañado del fin de una sequía que a punto está de llevarse por delante los cimientos más recios del toreo.

El pregón de Prieto Garrido, que ha estado presentado por su amigo Ladislao Rodríguez Galán Ladis, ha sido una disertación total sobre toros, primero, y sobre toreros, después. "Quiero emparejar a las figuras máximas de cada época con el tipo de toro que impusieron, porque el toro evoluciona al mismo tiempo que el toreo".

Con el título El toro de ayer y hoy. De Pedro Romero a José Tomás, Prieto Garrido ha desgranado un amplio bagaje de teorías sobre la tauromaquia desde que surgió el toreo a pie a finales del siglo XVIII hasta la llegada de las figuras actuales. "Joselito es el precursor del toreo moderno; de él decía Eduardo Miura el viejo que parecía haber nacido del vientre de una vaca", ha explicado el pregonero, quien ha sustentados sus teorías en los aspectos más poliédricos de la ganadería brava: encastes, reatas, comportamientos, tientas, familias, evolución y variedad genética.

Ladislao Rodríguez Galán Ladis, durante la presentación. MANUEL MURILLO

Un toro "más toreable"

Del toro fiero y salvaje, según el pregonero, se ha llegado a un toro "más toreable". Y eso es mérito de los toreros, que han ido demandando un animal que permitiera prolongar las faenas de muleta y conferir más protagonismo a la elegancia, al arte, a la estética. En definitiva, generar una mayor importancia a la labor del matador antes de la suerte suprema.

Prieto Garrido ha destacado que si tuviera que quedarse con el toro de alguna época, se quedaría con el de hoy: "Es fruto de una gran selección y permite una faena prolongada, aunque hay muchos matices que se podrían corregir para incrementar la emoción en las corridas de toros".

Prieto Garrido, licenciado en Veterinaria por la Universidad de Córdoba, es autor de ocho libros y de infinidad de artículos que son una referencia tanto para aficionados como para aquellos que quieran iniciarse en el conocimiento del complejo mundo de la Tauromaquia. Buena parte de esa sabiduría y experiencia ha centrado un pregón que ha estado ilustrado por 82 diapositivas y que ha fijado como referentes a toreros como Lagartijo, Frascuelo, El Guerra, Bombita, Machaquito, Guerrita, Manolete, El Cordobés, Enrique Ponce, José Tomás y un amplio catálogo de figuras, entre las que también se ha hecho referencia a toreros cordobeses como José María Martorell, El Pireo, José María Montilla, Zurito, Finito de Córdoba, Chiquilín o José Luis Moreno.

Pregón Taurino en el Real Círculo de la Amistad. MANUEL MURILLO

La conferencia, que se ha celebrado con aforo limitado en el Salón Liceo con todas las medidas de seguridad y con reserva previa de asientos –aunque ha podido verse en directo por las redes sociales-, ha abordado aspectos desconocidos incluso para los aficionados más avezados en relación a la dramática situación en la que encuentran encastes como Santa Coloma, Conde de la Corte, Atanasio, García Pedrajas, Contreras o Vega Villar. "Algunos han desaparecido y otros están en vías de extinción, y es una pena porque se pierde una gran diversidad genética y una variedad que siempre ha sido atractiva para el aficionado porque es un legado de la evolución del toro", ha expresado el pregonero.

Prieto Garrido ha invitado a todos los asistentes a vivir con intensidad la Feria taurina y a acudir a la plaza de toros porque los toreros "son lo mejor que tenemos en el escalafón y las ganaderías son de garantías". Y ha recordado los 30 años de alternativa de Finito de Córdoba y la importancia y la influencia decisiva que ha tenido la trayectoria de este torero en la historia reciente del toreo cordobés.  

La música de la Banda del Cristo del Amor, dirigida por José Antonio Vázquez, ha sido la encargada de poner el contrapunto musical a un acto cargado de emotividad desde que comenzó con las cariñosas palabras de Ladis, amigo inseparable del pregonero en tantas tardes de toros, en tantos viajes al campo, a los festejos de los pueblos, a las ferias más importantes. "Ojalá este pregón sea un augurio de todo lo bueno que está por venir," ha concluido Prieto Garrido.