Desde un burladero de la empresa, el ganadero Alvaro Núñez del Cuvillo siguió atentamente y con no pocos nervios las evoluciones de las cinco reses de su hierro que se lidiaron ayer en Córdoba.