Pese a que la de ayer fue su primera actuación del año, Juan Romero puso de manifiesto que venía a Córdoba "con mucha ilusión", reconociendo que estuvo "lo más dispuesto posible y haciendo las cosas lo mejor que he podido". En este sentido, se mostraba "contento" con su actuación, añadiendo que en su último novillo "ha sido una pena lo de la espada, porque podría haber sido una oreja".