No fue la tarde de Juan Serrano, que reconoció en su primero que no le preocupó la oreja, "sino haber cuajado veinte muletazos por la derecha y haberme sentido bien pese a ser mi primera tarde esta temporada". En este sentido, Finito añadía que "el toro no permitía errores, pero ha tenido un buen pitón derecho y lo he disfrutado mucho". En su segundo, después de la sonora pitada y con gesto contrariado, se negó a hacer declaraciones.