SE LIDIARON seis novillos de la ganadería de Javier Molina que ofrecieron un juego desigual. El lote intercaló utreros con mansedumbre evidente junto a otros animales más manejables. Thomas Joubert, ovación y silencio. Miguel de Pablo, silencio y silencio. Juan Cervera, silencio en ambos. La plaza de la Real Maestranza de Sevill registró media entrada en una tarde soleada y de agradable temperatura.