Ganado: Palha, con peligro sordo; Victorino Martín, muy flojo y abroncado; Cebada Gago, sin recorrido en la muleta; Esteban Isidro, flojo y soso; Alcurrucén, extraordinario en los primeros tercios, pero se apagó en la muleta, y Fuente Ymbro, muy bueno, con mucho motor en la muleta.

Juan José Padilla: silencio y vuelta al ruedo tras petición minoritaria.

López Chaves: silencio y silencio.

Antonio Barrera: silencio y una oreja.

Plaza: San Sebastián. Más de un tercio.

Padilla estuvo bien en banderillas y muy voluntarioso en la muleta ante un incierto toro de Palha. En el cuarto, de Esteban Isidro, de nuevo destacó en banderillas y realizó una faena de su marca, con desplantes, molinetes y muy variada.

López Chaves estuvo con muchas ganas toda la tarde, aunque el de Victorino no le dio opción ninguna y el otro, de Alcurrucén, se apagó en la muleta y tampoco pudo lucirse con él. Este toro fue cinco veces al caballo.

Antonio Barrera destacó manejando el capote en su primero e inició con doblones muy toreros la faena de muleta. Aunque estuvo muy voluntarioso el torero, el de Cebada se fue quedando cada vez más corto y no pudo redondear. A su segundo, un extraordinario Fuente Ymbro, lo saludó con muy bellas verónicas y con la muleta abrió faena con estatuarios muy emocionantes a los que acompañó de series sobre ambas manos que fueron de más a menos; mejor las tandas por el derecho. Terminó con unas manoletinas y mató de una estocada algo defectuosa lo que hizo que el premio se quedara en una sola oreja.

Tras la muerte del sexto toro se dio a conocer que como mejor toro había sido premiado el de Fuente Ymbro.