La Policía, en una efectiva operación que se venía planificando desde hacía semanas, detuvo esta mañana a un individuo marroquí, con residencia legal en España, que está acusado de mantener vínculos estrechos con una organización terrorista yihadista. Su participación en la lucha islámica radical estaría centrada, según señalaron fuentes policiales, en el adoctrinamiento de los pensamientos que defienden estos grupos y también se le vincula con la preparación de una acción terrorista. El sospechoso detenido está acusado inicialmente de los delitos de adoctrinamiento y amenazas terroristas. Pasará la noche bajo una estrecha vigilancia policial y mañana pasará a disposición de la Audiencia Nacional.

La operación de esta mañana, desarrollada en un garaje de la calle Jaume II de Campos, fue el resultado de una larga investigación realizada por los servicios de Información de la Policía. Estos investigadores siguen muy de cerca los movimientos que realizan estos individuos que simpatizan con la lucha yihadista, que se suelen expresar sobre todo a través de comentarios en las redes sociales. La Policía detectó que este individuo había elevado el tono de sus proclamas, por lo que se decidió intervenir de inmediato, ante la posibilidad de que pudiera cumplir las amenazas que escribía.

El individuo, de unos 50 años, fue detenido en un garaje ubicado en la calle Jaume II. Sin embargo, no se trata de su domicilio. Es un local que pertenece a una empresa de construcción y se utiliza como almacén. El individuo entró de noche en el garaje, pero la puerta no estaba forzada. Posiblemente buscó este refugió porque intuía que le estaban buscando, y permaneció allí escondido, hasta que la Policía lo localizó por la mañana. Los investigadores realizaron un amplia inspección ocular en este garaje, confirmando que se trató solo de un escondite para pasar la noche y que en ningún caso era el lugar donde vivía y mucho menos desde donde accedía a las herramientas informáticas, que utilizaba para manifestar sus ideas radicales.

La Policía intentó que el operativo no alarmara a la localidad, sobre todo porque se trataba de un individuo que podría formar parte de alguna organización terrorista islamista.

Los vecinos de los alrededores de donde fue detenido no le conocían, ni siquiera los que residen en el mismo edificio donde está situado el garaje, lo que demuestra que su presencia era solo puntual y que solo estaba de paso por Campos. De hecho, se sabe que llevaba muy pocos días por la localidad. La detención del individuo marroquí fue rápida. Para evitar la posibilidad de que pudiera huir, la Policía cubrió todas las salidas. Sin embargo, finalmente no mostró la más mínima resistencia, una vez que se dio que cuenta que no tenía posibilidad alguna de huir.

Esta operación, si bien ha sido desarrollada en Mallorca, fue iniciada por el servicio de Información de Madrid. Por ello, el operativo de detención se contó con refuerzos venidos de la Península.

Los investigadores han recopilando todos los escritos amenazantes que habría escrito este individuo a través de las redes sociales. Al tratarse de un caso de terrorismo, en el que podrían verse implicadas otras personas, la investigación permanece bajo secreto. Por ello, no se ha facilitado detalles de las amenazas que habría vertido el detenido, aunque parece ser que la mayoría de ellas irían dedicadas a políticos.

Los vecinos de la calle Jaume II entrevistados por este periódico afirmaron que no conocían de nada al joven y que les sorprendió que fuera detenido en ese lugar, dado que no existía constancia de la presencia de grupos radicales en la localidad. Un residente señaló que la Policía le dijo que estuviera tranquilo y que no existía ningún tipo de peligro, dado que la situación estaba controlada. 

El detenido ha sido trasladado hoy a Madrid y este viernes será puesto a disposición judicial de la Audiencia Nacional.