La Policía Nacional abrió ayer una investigación tras el hallazgo de los cadáveres de dos ancianos en avanzado estado de descomposición en un domicilio de la calle San Joaquín, en la barriada palmesana de es Camp Redó. Los dos hombres podrían llevar muertos cerca de dos meses. En un principio los cuerpos no presentaban señales de violencia ni había signos de lucha en la casa, y los primeros indicios apuntaban a un doble suicidio. Uno de los ancianos, que al parecer eran pareja, llevaba tiempo muy enfermo.

La sala del 091 de la Policía Nacional recibió sobre las doce del mediodía de ayer la llamada del propietario del piso, ubicado en el número 19 de la calle San Joaquín, en Palma, que explicaba que hacía dos meses que no tenía noticias de sus dos inquilinos. El hombre había acudido finalmente a la vivienda y nadie abría la puerta. También notó un fuerte olor a descomposición en el rellano.

Varias dotaciones policiales acudieron al lugar con urgencia y abrieron la puerta ante la posibilidad de que los inquilinos estuvieran en dificultades. Una vez dentro se encontraron los cuerpos de los dos hombres, en avanzado estado de descomposición. Todo apunta a que llevaban varias semanas muertos, posiblemente incluso dos meses. Se trataba de dos ancianos de 81 años, que al parecer eran pareja.

Los agentes del Grupo de Homicidios de la Policía, junto a una comisión judicial, realizaron una inspección ocular en la casa. En este primer examen no encontraron signos de lucha ni de robo. Los cuerpos tampoco tenían señales visibles de violencia. Una vez con la autorización judicial, los cadáveres fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal, donde está previsto que se les practique la autopsia para determinar de forma fehaciente las causas de la muerte.

Según las primeras indagaciones realizadas por la Policía Nacional, uno de los ancianos llevaba tiempo muy enfermo.

A falta de la conclusión de la investigación, los indicios recogidos ayer apuntaban a un posible pacto de suicidio. En la vivienda aparecieron restos de fármacos que los dos hombres podrían haber utilizado. Este extremo no podría ser determinado con seguridad hasta que se tengan los resultados de las pruebas toxicológicas.

Durante la tarde de ayer los agentes de Policía se entrevistaron con vecinos de la zona en un intento de determinar cuánto tiempo llevaban sin ver a los dos fallecidos, y aclarar si hubieran recibido la visita de otras personas en la casa.