Mata a cuchilladas a un hombre en una reyerta en Murcia

La Policía arresta al sospechoso y llama a la ambulancia, pero los sanitarios solo pueden confirmar la muerte de la víctima, de unos 50 años

Un coche de la Policía Nacional.

Un coche de la Policía Nacional. / CNP

Fue la Policía Local de Archena (Murcia) la que pidió ayuda inmediata a Emergencias: había un hombre con heridas de arma blanca en la vía pública y precisaba de atención urgente. Sin embargo, ya nada pudieron hacer los sanitarios por su vida: el hombre había fallecido de forma violenta, a manos, presuntamente, de otro que ya ha sido localizado y arrestado.

Un individuo de nacionalidad española ha sido detenido como presunto autor de la muerte a cuchilladas de otro hombre de madrugada en Archena, indican fuentes policiales y sanitarias.

El escenario, una casa cueva de una zona llamada La Serretilla. Según explicaron las mismas fuentes, se produjo entre dos varones una discusión, que fue subiendo de tono hasta el punto de que salió a relucir un arma blanca, en las manos de uno de los participantes. La pelea verbal pasó a enfrentamiento físico y acabó en tragedia.

La Policía Local solicitó, sobre la una y media de la mañana, la ayuda para la calle Agustina de Aragón y, cuando pidieron presencia sanitaria, ya temían que el hombre, de unos 50 años y origen paraguayo, y que yacía en el suelo, pudiese estar fallecido: presentaba cuchilladas. Una especialmente grave: tanto, que le costó la vida.

El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Murcia, para realizarle la autopsia. Una primera inspección ocular, a falta del informe completo del forense, reveló que había sido una puñalada la que le costó la vida.

El sospechoso quedó en custodia del Instituto Armado, Cuerpo competente para llevar a cabo la investigación. Los investigadores de la Policía Judicial tienen 72 horas para ponerlo a disposición judicial, como supuesto autor de un delito de homicidio.

El de Archena es el tercer crimen del año en la Región, tras el asesinato de Claudia en Totana a manos de su novio Johan Styven, que la cosió a cuchilladas y escondió su cadáver en un trastero, y el crimen acontecido en una casa okupa de La Unión, también con armas blancas de por medio.