Viajes

Una isla desierta, delfines y un paraíso europeo a poco más de tres horas de Córdoba

Embárcate en este viaje que te proponemos para conocer, por carretera, las localidades de Europa más cercanas y todos los encantos que esconden

Isla Deserta, un paraíso en la tierra.

Isla Deserta, un paraíso en la tierra. / Cámara Municipal de Faro

Miramos más allá de nuestras fronteras con deseo de explorar una lista interminable de países. Grandes maletas, billetes, embarques, aviones, reservas de hoteles anticipadas, mapas... Todo eso está muy bien, pero déjame recordarte que, si eres de Córdoba, tienes Europa a tan solo tres horas en coche. Coge cuatro cosas y embárcate en este viaje por algunos rincones de un paraíso terrenal de la Europa más cercana: Portugal.

No es muy difícil adivinar que el país europeo más accesible para cualquier cordobés es Portugal (no te digo ya si eres de Huelva). A veces menospreciamos lo que tenemos a nuestro lado y tengo que decirte que nuestro país vecino esconde mágicos lugares para hacer una escapada sin que te cueste un ojo de la cara.

Hoy te proponemos una visita a la ciudad europea más cercana y a otras dos localidades lusas en un itinerario que comienza a solo tres horas por carretera. Y, ojo, si no tienes coche o no quieres sacarlo del garaje, hay autobuses que cruzan la frontera y te llevan a alguno de estos puntos.

La frontera entre España y Portugal, conocida como la raya, atraviesa el oeste de nuestro país. En Andalucía, tenemos la fortuna de colindar con el país luso mediante Huelva. Como no podía ser de otra forma, nuestra recomendación es que conozcas Portugal acercándote a la provincia onubense (que por cierto, si no la conoces, también te enamorará). Hay que poner rumbo a Sevilla para tomar, una vez llegado a la capital andaluza, la A-49 que nos conducirá a nuestro destino. Esta carretera atraviesa Huelva hasta la frontera. Habrá que cruzar el puente internacional del Guadiana para comenzar a ver letreros en portugués.

Primera parada: Tavira

La primera parada de este itinerario para conocer Europa desde Córdoba es Tavira. Situémonos. Nos encontramos en el Algarve. Esta región portuguesa es famosa por sus increíbles playas. Una costa repleta de acantilados bajos y caletas de arena resplandeciente. Tavira, con poco más de 27.000 habitantes, es una pequeña localidad a 25 kilómetros de España.

El municipio de Tavira.

El municipio de Tavira, a 30 kilómetros de España. / Cámara Municipal de Tavira.

Rodeada por el parque natural de Ría Formosa y cruzada por el río Gilão, esta pequeña ciudad es una joya natural que mira a las marismas y a un océano Atlántico que deja a sus puertas extensas playas. Desde su castillo medieval podrás observar la increíble postal, mientras que, en la isla de Tavira te encontrarás con las maravillas marinas. Perderse por sus callejuelas, entre sus casitas blancas, es toda una experiencia viajera.

Segunda parada: Faro

Tavira pertenece al distrito de Faro y, de hecho, se ubica a tan solo 30 kilómetros de la ciudad. Faro es la urbe europea más cercana a Córdoba. Solo nos separan unos 330 kilómetros. En coche, menos de cuatro horas. Si Tavira era una joya natural, la capital del Algarve no es menos. El mismo entorno rodea a esta ciudad.

Isla Culatra, en Faro.

Isla Culatra, en Faro. / Cámara Municipal de Faro

Su catedral, sus museos y un gran listado patrimonial te contarán la historia de una villa que ha estado, a lo largo de los siglos, en los principales mapas comerciales. Romanos, visigodos y musulmanes la hicieron suya. Y ella te conquistará a ti. Pese a que un terremoto destruyó en 1755 parte de su muralla, esta sigue siendo un gran atractivo.

Capilla de Santo Antonio do Alto, en Faro.

Capilla de Santo Antonio do Alto, en Faro. / Cámara Municipal de Faro

¿Qué decir de sus playas? Con decirte que cuenta con una isla totalmente desierta, seguro que es más que suficiente. Isla Deserta es un paraíso en la tierra de aguas turquesas al que puede accederse en barco. Pero su zona costera va más allá. La playa de Isla Culatra es una de las más increíbles de la capital del Algarve, pero será mejor que las descubras por ti mismo, porque sus encantos son difíciles de definir.

Tercera parada: Albufeira

Tiene tan solo 30.000 habitantes, pero Albufeira, a 46 kilómetros de Faro, se ha convertido en todo un polo de atracción de turistas a Portugal. Esta pequeña villa costera sigue aupándonos hacia ese paraíso terrenal que prometemos que supone este viaje. Esta antigua villa pesquera tiene raíces islámicas de las que conserva vestigios -de hecho, su nombre de al-Buhera (pequeño mar o lago en árabe)- , aunque destacana especialmente sus capillas, ermitas e iglesias.

Una de las playas de Albufeira.

Una de las playas de Albufeira. / Cámara Municipal de Albufeira

Una de sus playas más conocidas es la de Los Pescadores, pegada al núcleo urbano y uno de los lugares más fotografiados de la localidad. Pese a no ser una localidad demasiado habitada, Albufeira cuenta con una movida vida nocturna, en parte enfocada al visitante. El resto del día, los planes de ocio no faltan. Y aquí llega lo mejor: desde su puerto deportivo podrás hacer excursiones en barco y avistar delfines que nadan en aquellas aguas del Atlántico.