Incendio forestal de Bejís

El fuego tiñe de negro lo que fue verde

Las casas se han salvado de las llamas, pero las panorámicas tras el desastre reflejan lo cerca que quedó el fuego y el impacto en su entorno natural

Los alrededores de Toràs, este martes.

Los alrededores de Toràs, este martes. / MIGUEL LORENZO

Mateo L. Belarte

Los vecinos de los pueblos más afectados por el incendio de Bejís

. Por un lado, alivio al comprobar que, salvo contadas excepciones, sus casas se habían salvado de las llamas. Y por otro, la enorme tristeza que les provocaba comprobar los efectos del fuego en el entorno natural que rodea las poblaciones de Bejís, Toràs, Sacañet y Teresa.

Unas sensaciones más que comprensibles atendiendo a las imágenes tomadas este martes por Levante-EMV, diario que pertenece al grupo Prensa Ibérica al igual que este medio, de estas poblaciones, que comparadas con las panorámicas anteriores dan buena muestra del impacto del fuego. Lo que en su día era verde, hoy es negro. "Bejís era conocido por su naturaleza. Es desgarrador verlo así", comentaba una vecina a este diario tras volver a su casa de Bejís el sábado y comprobar la destrucción que causó el incendio.

El antes y el después del incendio de Bejís.

El antes y el después del incendio de Bejís.

Otro habitante de Teresa expresaba sus dudas sobre el futuro económico de la comarca, anteriormente punto de encuentro de moteros, ciclistas y senderistas. "Ahora no sé qué va a pasar", se cuestionaba.

El daño en el interior de las localidades, sin embargo, ha sido limitado. La peor parte se la han llevado los cultivos y explotaciones ganaderas. Aun así, viendo la virulencia del fuego cuando se les evacuó, algunos todavía dan por bueno el balance final. Es el caso del ganadero de Toràs Manolo Martí, que ayer aseguraba a Europa Press que "lo daba todo por perdido" pero que "al final, la gran parte de los animales estaba bien".