Dos ciudadanos españoles y cinco marroquíes serán juzgados próximamente en la ciudad de Tetuán después de ser imputados por «formación de banda criminal» y «tráfico de seres humanos». Los siete están implicados en el incidente que el pasado martes acabó con la vida de la joven Hayat Belqasem, de 19 años, y con heridas a otras tres personas, después de que una unidad de la Marina Real marroquí disparase en las cercanías de la localidad de Castillejos (Fnideq) contra una lancha que transportaba a un grupo de emigrantes ilegales hacia España. Seis de los detenidos, entre ellos el presunto piloto de la patera, el español J.M.D., fueron presentados al Juez de Instrucción del Tribunal de Apelación de Tetuán el pasado viernes, que ordenó su detención a la espera de un interrogatorio detallado. Los cargos más graves que pesan sobre J.M.D. y cuatro más del grupo han sido definidos por el procurador como «constitución de banda criminal activa de forma habitual en la organización de la emigración ilegal con el uso de medios de transporte con motor». A este se suma el «tráfico de seres humanos mediante banda criminal en el marco transfronterizo, con resultado de muerte para una persona y heridas a otras tres».

Entre los imputados hay además otro español que cuenta con doble nacionalidad y que a todos los efectos se considera marroquí, aunque España también le brinde protección consular.