Un feto humano fue hallado ayer en el interior de la depuradora de Teruel, ubicada en el barrio pedáneo de Villaspesa. Según fuentes de la Delegación del Gobierno en Aragón, el tamaño correspondería al de un feto de unas 26 semanas de gestación. El caso se encuentra en estos momentos en manos de la Unidad Policíía Judicial para esclarecer las circunstancias del suceso, según apuntan las mismas fuentes, y tratar de identificar a la madre. EFE