Tres hermanos de 11, 10 y 5 años han convivido durante varios días con el cadáver de su madre, de 40 años, en un piso del barrio de Son Cladera, en Palma, donde la mujer falleció por causas naturales, según los primeros indicios. Uno de los pequeños bajó en torno al mediodía de ayer a un parque y pidió ayuda a un jardinero del ayuntamiento al que explicó que él y sus hermanos llevaban varios días sin comer porque su madre estaba tumbada sin reaccionar en una cama de la casa en que vivían, ha informado la Policía Local.

El operario municipal avisó a agentes del cuerpo de policía de la capital balear, que se desplazaron hasta la vivienda y comprobaron que, como había contado el niño, en un dormitorio yacía la mujer y que en el piso había otros dos menores. La madre, inmigrante africana, llevaba varios días fallecida, según el relato de los pequeños, de quienes se han hecho cargo profesionales de los servicios sociales.

La Policía Municipal dio aviso de inmediato al Cuerpo Nacional de Policía, que ha asumido la investigación del caso para determinar las causas de la muerte, aunque los primeros indicios apuntan a un fallecimiento natural. Los niños, de 11, 10 y 5 años, fueron trasladados hasta el hospital Son Espases de Palma, donde fueron atendidos en el servicio de urgencias pediátricas. Los sanitarios que se han hecho cargo del caso, que no han dado a conocer los síntomas que presentan por tratarse de menores, han ordenado que los hermanos permanezcan ingresados, según un portavoz del centro sanitario.

El Instituto Mallorquín de Asuntos Sociales (IMAS) ha activado el protocolo de protección preceptivo, que establece la búsqueda de familiares próximos para que se hagan cargo de los pequeños.

Aunque en una primera observación no aparecían indicios de violencia en el cuerpo de la mujer, los investigadores analizan el lugar de hechos y una autopsia determinará las causas de la muerte.