La sevillana María Salmerón, condenada a cuatro meses de prisión por incumplir el régimen de visitas de su hija con su exmarido, condenado a 21 meses por los malos tratos físicos y psicológicos que le infligió, evitará la cárcel tras el indulto parcial que le ha concedido el Consejo de Ministros. El Gobierno, según señaló ayer la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, sustituye así la pena de cuatro meses de prisión, que Salmerón tendría que haber comenzado a cumplir el pasado 20 de julio, por 30 días de trabajos en beneficio de la comunidad a condición de que abone las responsabilidades civiles fijadas.

«Damos respuesta con esto a una situación muy particular en la que concurren circunstancias excepcionales vinculadas a delitos de violencia de género», señaló Sáenz de Santamaría.

Al poco de conocer la decisión, Salmerón se congratuló de que no tendrá que ingresar en prisión y confesó que «ahora mismo estoy en una nube, muy emocionada y agradecida».

Salmerón ha acumulado hasta cuatro condenas por quebrantar el régimen de visitas para que su exmarido vea a la hija de ambos e insiste en que su hija no quiere convivir con su padre ni quiere verlo ni estar con él y que su caso debe servir «para que los legisladores legislen» en favor de los menores cuyas madres han padecido maltrato a manos de los padres.

Al apoyo de los líderes de todos los partidos andaluces en el Parlamento se sumó de nuevo el de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, que ha celebrado como una «buena noticia» la concesión del indulto. «Seguiremos luchando para defender a las víctimas de la violencia de género», aseguró la presidenta en su cuenta de Twitter.

PRIMER INDULTO / Salmerón se benefició el pasado 5 de febrero de otro indulto parcial del Consejo de Ministros respecto a una primera condena, de las tres que pesaban sobre ella. En esa ocasión se sustituyó también la pena de prisión por siete meses de trabajos en beneficio de la comunidad.El Gobierno concedió el indulto parcial a Salmerón en contra del criterio del juzgado que la condenó a siete meses de cárcel y del fiscal, al considerar que la protección de los derechos del menor están, en este caso, por encima del cumplimiento del régimen de visitas del padre.

Ya ha cumplido parte de esa condena con trabajos a la comunidad y su abogado ha presentado recursos contra las dos condenas similares que tenía pendientes de cumplir.

No obstante, María Salmerón tiene pendiente de pagar varias indemnizaciones a su exmarido, que suman 60.000 euros, una cantidad que ha asegurado no puede satisfacer. Este impago fue, precisamente, lo que hizo que tuviese que afrontar la orden de entrada en prisión, al generar antecedentes penales.

Su historia empezó en 2001, cuando tuvo a su hija tras dos años de matrimonio; después se separó y llegó a perder la custodia de la niña, que recuperó un año después, por los incumplimientos del régimen de visitas paternales. María Salmerón ha sido premiada por el ministerio por su lucha contra los malos tratos con su participación en documentales con víctimas reales de violencia machista.