La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, anunció ayer que un inspector de la Consejería de Educación investigará desde el principio las causas que llevaron a un menor de 11 años a suicidarse el pasado mes de octubre en Leganés a raíz de un presunto caso de acoso escolar. Cifuentes y el consejero de Educación, Rafael van Grieken, recibieron ayer en la sede el Gobierno regional a los padres del menor, Diego.

Los hechos ocurrieron el pasado 14 de octubre, cuando el menor se suicidó tirándose por la ventana de su vivienda, en un quinto piso de un inmueble de Leganés.

La pasada semana, los padres del niño desvelaron una carta del niño y acusaron a la comunidad y al colegio, un centro concertado ubicado en el distrito de Villaverde, de "tapar" el caso, un extremo que niega el colegio, que alega que no le consta que el menor sufriera acoso.

Según Cifuentes, en la Consejería de Educación hay tres informes sobre este caso y en ninguno de ellos se detecta que haya habido acoso, pero "eso no quita que se puedan realizar nuevas averiguaciones y hablar con más gente" para poder "avanzar y saber si verdaderamente hubo algo o no".

Manuel González y Carmen González, los padres de Diego, han agradecido a Cifuentes y Van Grieken su compromiso de seguir investigando y han expresado su deseo de que se logren "resultados". Tras insistir en que su hijo fue víctima de acoso escolar, Manuel explicó que, a posteriori, se han dado cuenta de que el menor tuvo algunos síntomas físicos --un esguince, dolores de estómago y cabeza, y una afonía de varios meses-- que ellos, al principio, no habían achacado a ningún problema en el colegio.