Un trabajador ha fallecido y otros tres han resultado con heridas de diversa consideración tras la explosión registrada a primera hora de la mañana en una empresa dedicaba a la fabricación de biocombustible situada en el Parque Científico y Tecnológico de Almería (PITA). Las primeras hipótesis apuntan a un accidente provocado por una chispa procedente de unos trabajos de soldadura, según la delegación de la Junta de Andalucía en Almería.

El suceso se produjo en torno a las 9,30 horas de la mañana, cuando numerosas llamadas alertaron al servicio unificado de emergencias 112 acerca de una fuerte detonación ocurrida en el interior del recinto del PITA, a las afueras de Almería, y a la que siguió una intensa columna de humo. Bomberos y sanitarios se desplazaron de inmediato hasta el lugar, una nave de la empresa Hintes Oil Europa dedicada a la revalorización de plásticos agrícolas para su conversión en biocombustibles.

La delegada de la Junta de Andalucía en Almería, Sonia Ferrer, también presidenta del PITA, ha explicado que los afectados, dos soldadores y un oficial, son trabajadores de una subcontrata de la compañía. Uno de los empleados falleció cuando era trasladado en estado muy grave a la unidad de quemados del hospital Virgen del Rocio de Sevilla, mientras que otras dos personas permanecen heridas de gravedad y tras ser atendidas también por quemaduras en el Hospital Torrecárdenas de la localidad, a donde llegaron conducidos por uno de los gerentes de la empresa siniestrada, serán derivados de inmediato a Sevilla para ser tratados en la Unidad de Quemados. Una cuarta persona resultó herida leve por inhalación de humo y fue atendida en el mismo lugar de los hechos por los servicios sanitarios.

Desde la delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía han señalado que las primeras hipótesis apuntan a que la deflagración se debería a la práctica de unos trabajos de soldadura en los que se habría incendiado un bidón con restos de material inflamable. La nave estaba en fase de construcción, ya que la empresa obtuvo el pasado mes de junio la autorización medioambiental del Ejecutivo andaluz para desarrollar su actividad.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Almería se ha hecho cargo del caso, mientras los bomberos han acordonado la zona siniestrada y mantienen labores de refresco en la zona una vez sofocado el incendio provocado por la explosión.