Los gobiernos de Francia y Reino Unido estarían estudiando un plan de repatriación de los inmigrantes de Calais, según fuentes de la BBC. La muerte en la noche del martes en el túnel de la Mancha de un joven sudanés aplastado por un camión eleva ya a nueve el número de sin papeles que han fallecido en los últimos dos meses tratando de entrar ilegalmente en el Reino Unido, desde el puerto francés de Calais y ha disparado todas las alarmas sobre la creciente presión migratoria en esta zona., que vive vive una situación crítica desde hace meses.

La víctima era uno de los cientos de inmigrantes, la mayoría africanos, que penetraron en el túnel tratando de subirse en trenes y vehículos pesados, en dirección a la frontera británica. Horas después del fallecimiento, otro hombre sufrió una descarga eléctrica que le dejó en estado "muy grave" cuando pretendía subirse a un tren que comunica París con Londres.

El día anterior se habían producido otros 2.000 intentos similares de cruzar de forma ilegal el canal, de acuerdo con Eurotunnel, la empresa que gestiona las instalaciones. La policía francesa logró, después de varias horas, desalojar a los intrusos, pero ni siquiera el refuerzo de otros 120 agentes, que ayer anunció el ministro del interior francés, Bernard Cazeneuve, parece ser la solución a la crisis.

La jornada volvió a ser caótica. Los servicios de transportes de mercancías se vieron seriamente alterados y los trenes de pasajeros sufrieron también retrasos. Del lado británico cientos y cientos de camiones formaban interminables hileras en la autopista M20 de Kent, que ha sido cerrada en varios tramos en las dos direcciones para ofrecer aparcamiento extra a los vehículos de transportes pesados. La Asociación de Transportes de Mercancías (FTA) ha indicado que la situación vivida en junio y julio "no tiene precedentes".

En el Reino Unido la presión aumenta para que el Gobierno reaccione ante una situación que se complica más y más. Tras una nueva reunión del comité nacional de seguridad nacional Cobra, la ministra del Interior, Theresa May, anunció la instalación urgente de vallas a lo largo de casi dos kilómetros, en Coquelles, cerca de la entrada del túnel, no lejos de Calais. El Gobierno británico destinará siete millones de libras para la construcción de los nuevos muros de protección en suelo francés.

Se calcula que en el campo de refugiados de Calais hay entre 3.000 y 5.000 sin papeles. De acuerdo con Eurotunnel, en lo que va de año 37.000 personas han tratado de penetrar ilegalmente en sus instalaciones.